Cultura y espectáculosDestacadas

“El dominio del terror está planteado en nuestros monólogos”

Tu ternura Molotov, de Gustavo Ott (Teatro El Ópalo)

“Victoria y Daniel son una pareja de esas que la sociedad marca como modelo a seguir. Ella, presentadora de un canal de televisión. Él, un abogado mediático. Ambos, alimentan con sus prejuicios y sus desprecios el terrorismo nuestro de cada día. Un terror cotidiano, light, competitivo y de moda, según propias palabras de su autor. El mensaje es la pregunta, ¿somos capaces de convivir en el no terror, de no necesitar del prejuicio, de reconciliarnos y aceptarnos a nosotros mismos? De eso habla, a puro tono de comedia, esta pieza”. Estas palabras se leen en la sinopsis de Tu ternura Molotov.

La obra, de Gustavo Ott, puede verse todos los viernes a las 21hs. en El Ópalo, ubicado en Junín 380, Ciudad de Buenos Aires, hasta el 6 de mayo. Con Fervor dialogó con su directora, Corina Fiorillo, y los actores Magalí Sánchez Alleno y Nelson Rueda, responsables del juego teatral de una propuesta que es, en sí misma, una montaña rusa emocional a la que vale la pena subir.

Con Fervor: La obra se estrenó en septiembre de 2021, pero, tuvo una preproducción y modificaciones inesperadas, que tuvieron que ver con la pandemia ¿Cómo fue, en medio del Covid, trabajar con este material? ¿Qué marcas dejó la crisis sanitaria en él?

Corina Fiorillo: El Covid planteó una puesta mucho más distanciada, con menos contacto entre los actores. Por lo tanto, creo que se terminó haciendo ese peso en la palabra, en el texto y en el accionar desde ahí, lo que me gustó muchísimo.

Magalí Sánchez Alleno: Nosotros ya teníamos la obra casi terminada al momento de la pandemia. Faltaban dos semanas para el estreno, así que, no tuvimos un armado desde cero a través de zoom, pero, sí tuvimos que sostener el vínculo a través de esa plataforma y fue un enorme aprendizaje. En algunos momentos, pudimos profundizar más en el texto, en otros, nos ayudaba a mantener la memoria, pero, el texto sufrió muchos recortes para reducir la extensión de la obra. Sabíamos que, de estrenar, íbamos a tener que tener una duración máxima de una hora, entonces, eso nos llevó a incorporar una nueva velocidad en el decir, que fue muy positiva para la puesta y el vínculo.

CF: Los protagonistas encajan en el estereotipo del matrimonio perfecto, pero, destilan racismo, envidias, individualismo ¿Son, en algún punto, un espejo de una gran parte de la sociedad neoliberal actual, del sálvese quien pueda?

Nelson Rueda: Creo que el matrimonio de Victoria y Daniel es un reflejo de las sociedades individualistas, en donde, en lo profesional, conversa con una de las facetas anarquistas de derecha, en donde el individualismo y el sálvese quien pueda prevalecen. Son seres que, denigrando al otro, parecieran sentirse distintos y hasta superiores.

CorinaF: Totalmente, actúan como espejo de la sociedad neoliberal y, también, de cada germen de ella que tenemos dentro de todos nosotros. Todos, en algún lugar y en mayor o menor medida, vivimos con prejuicios y temores. Todos aspiramos a eliminarlos de nuestras vidas, pero, la realidad es que la sociedad y sus mandatos nos inundan constantemente. Un gran trabajo del individuo de hoy es liberarse de todo esto.

CF: El arco dramático del texto es amplísimo: de la risa a la ironía, de la ironía a la oscuridad, ¿cuáles fueron los mayores desafíos y las mayores ganancias de ponerle el cuerpo a esa montaña rusa emocional de Daniel y Victoria?

MSA: El mayor desafío es poder transitar los cambios vertiginosos que se van sucediendo a lo largo de la obra. El espacio es pequeño, íntimo. Y eso, para mí, también, fue una nueva manera de trabajar.

NR: La puesta, planteada por Corina, le da al texto un vértigo en velocidad emocional que te hace estar híper concentrado y corporalmente entrenado, para mutar todo el tiempo. Y eso hace de la obra algo distinto, tal vez.

CorinaF: El desafío fue lograrlo, fue el trabajo enorme en los cambios de energías de estos dos personajes. La verdad, lo disfrutamos enormemente. Yo, en lo particular, disfruto mucho, mucho el ver a Magalí y a Nelson en escena.

CF: La pieza, como una bomba, invita a pensar si podemos abstenernos del prejuicio, reconciliarnos y aceptarnos a nosotros mismos. Eso implica romper fuertes estructuras normativas: el vínculo correcto, el cuerpo correcto, el pasado correcto y un largo etcétera ¿Se interpela, desde el arte, con la ilusión de transformar un estado de cosas?

MSA: Creo que el teatro modifica, interpela, invita a la reflexión, incluso, sin darnos cuenta. El encuentro vivo con el público y los actores ya es revolucionario y, de esa experiencia, sin duda, las personas salimos modificadas. El arte cumple una función indispensable en la constitución de los seres humanos, su presencia es importante.

CF: La traductora teatral Françoise Thanas aseguró que el mensaje de la obra es el terror, ¿cómo abordaron lo superlativo del miedo a través de ese devenir de tensiones, sutilezas, dobleces o secretos que se ven en escena?

CorinaF: Los monólogos en esta obra hablan de eso, de cómo los terrores nos invaden y nos llevan a veces a ser quienes no somos ¿Nos definen una mala identidad? ¿Nos arrojan a otras vidas? El dominio del terror, eso está planteado en nuestros monólogos.

NR: Creo que son materiales que tienen una estructura tan precisa y son tan enriquecidos en imágenes concretas, que el trabajo del actor, en esta clase de materiales, consiste en confiar en que la estructura de la obra te va a estar protegiendo, en cualquiera de las elecciones que pueda tomar el actor/actriz.

CF: Aunque, en un contexto particular, tu personaje afirma: “me gusta creer, porque si creés estás salvado” ¿Esa fe es una metáfora del arte, del teatro o es, más bien, una frase vacía que se pronuncia en busca de sentido?

CorinaF: Yo creo que es una necesidad del ser humano, la salvación. La idea de la recompensa, si hago A te premio, si no lo hago te castigo. Victoria, nuestro personaje, tiene la idea que, determinadas acciones, son premiadas y te eximen de otras. Es decir, la idea de la salvación como limpiadora de la culpa. Eso necesita Victoria y a eso apela.

MSA: Para mí, es una de las frases más fuertes de la obra. Se plantea la religión como una institución más a la que pertenecer, que provee de ciertos beneficios y obligaciones. El acto de creer, en este sentido, está en función de la salvación de los propios actos, no responsabilizarse y ser rescatada de la propia vida. Encierra un sistema de creencias y un modo de estar en el mundo. En contraposición a una metáfora artística que, para mí, es una fe ciega en el ser humano, en el amor y los vínculos.

CF: La obra culminará su segunda temporada a principios de mayo, ¿piensan montarla en una gira o ya se despiden de ella?

CorinaF: Esperamos seguirla haciendo en cuanto podamos.

NR: Al momento, el grupo de trabajo está con compromisos tomados en el año y, por ese motivo, decidimos realizar una segunda temporada corta. Pero, es un material que disfrutamos tanto hacer que, seguramente, quizás, pueda surgir la posibilidad de hacerlo nuevamente más adelante.

CF: ¿Cuáles han sido los aprendizajes de esta creación de Gustavo Ott, con dirección de Corina Fiorillo?

NR: Los aprendizajes creo que quedaran más claros al pasar el tiempo. Ahora, puedo decir que pudimos transitar un material en pandemia, pudimos estrenarlo y pudimos sostenerlo para una segunda temporada. Hoy en día, eso nos da una satisfacción no menor, en tiempos donde regresar a la actividad teatral no es tan sencillo.

MSA: Yo aprendí a confiar en un sentido nuevo, más amplio. El material, la obra puede crecer de modos sorprendentes y, entregarse a esa posibilidad de cambio, fue muy enriquecedor.

 

Ficha artístico-técnica

Autoría: Gustavo Ott

Intérpretes: Nelson Rueda y Magalí Sánchez Alleno

Vestuario: Nicolás Pol

Diseño de escenografía: Nicolás Pol

Diseño de luces: Nicolás Pol

Realización de escenografía: Nicolás Pol

Diseño gráfico: Patricio Alcalde

Asistencia de producción: Julieta Sorrentino

Prensa: Alejandro Zárate

Producción ejecutiva: Maxi López

Dirección general: Corina Fiorillo

 


Marina Cavalletti es Magíster en escritura creativa, poeta, periodista, docente y música. Vive en Avellaneda, provincia de Buenos Aires.

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas