Cultura y espectáculosDestacadas

Nosotros/as y los/as otros/as

El colapso, de Les Parasites (2019)

Dicen que la salida es colectiva. Que nadie se salva solo, dicen.

El colapso, miniserie francesa de tan sólo 8 capítulos unitarios, cuya duración no excede los 23 minutos, retrata, con una intensidad pasmosa, exacerbada por el movimiento veloz de la cámara, condensado en el plano secuencia, la lucha, a veces colectiva, a veces solitaria, por la supervivencia.

El contexto (la excusa) es la inminencia de un colapso -del que no tenemos demasiada información- a partir del cual, un chico muy joven empleado en un supermercado se debate entre escapar junto a su novia y amigos de una situación que, a las claras, se muestra insostenible o seguir con su rutina de trabajador (explotado) y estudiante. El dueño de una pequeña estación de servicios ubicada a las afueras de la ciudad se ve obligado a racionar la nafta y venderla sólo a cambio de alimentos, para mantener a su familia. El (muy) joven asistente de un geriátrico, a cargo de alimentar y medicar a un grupo de ancianos, es víctima del robo de todas las provisiones almacenadas en ese lugar y tiene que decidir cómo seguir.

Estas son algunas de las situaciones a las que Jérémy Bernard, Guillaume Desjardins y Bastien Ughetto, los realizadores de la serie, nos someten como testigos de la desesperación por la que atraviesan todos los personajes. Quienes, como se dijo, deberán lidiar con una circunstancia inesperada y que amenaza, a cada momento, con volverse aún peor.

Claro que, en la serie, como en la vida misma, no todos y todas se encuentran apremiados por las mismas necesidades. Los privilegios de clase existen y, en todo caso, El colapso, también, se ocupa de responder si esta cuestión es o no determinante en la lucha por la supervivencia. El capítulo titulado El aeródromo da, como mínimo, un punto de vista acerca de las dos caras de una misma moneda.

Ciertamente, puede que el recuerdo del peor momento de la pandemia –cuyos ecos todavía resuenan- y de todas las desgracias acaecidas en el mundo como consecuencia de este flagelo, nos haya quitado las ganas siquiera de asomarnos, por un ratito, a mundos distópicos. Pero, tal vez, en cambio, las historias de ficción sean los únicos relatos que nos ayuden, si no a entender, al menos, a repensar tanto el origen como las posibles consecuencias a las que los seres humanos podemos enfrentarnos en este tipo de sociedades tan desiguales.

A quienes se animen, entonces, los invito a ingresar, de forma totalmente gratuita, al sitio https:// cinefiliamalversa.blogspot.com.ar/, donde podrán ver la miniserie completa, en muy buena calidad y subtitulada al castellano.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas