DestacadasNotas de Opinión

De un “Mayor cuidado” al Gobierno porteño

Un comunicado del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires acaba de manifestar su preocupación porque los “Mayores cuidados”, de más de 70, no rompan la cuarentena saliendo de sus casas, por ejemplo, debido a  trámites administrativos que se ofrecen para resolver. Pues bien, modestamente, creo que ellos mismos tienen en sus manos un problema de fácil y  precisa solución.

Los escritores y artistas que recibieron el Primer Premio Municipal disponen de una pensión vitalicia, invalorable, dado que, en su mayoría, no  tienen jubilación o, si la tienen, es mínima cuando no baja. Pero, ese beneficio tiene una espada de Damocles: la elevación semestral del certificado de subsistencia. Cuyo incumplimiento suspende el beneficio. Y que se consigue yendo, en primer lugar, a pedir un original al Registro Civil que corresponda, generalmente, alejado. Ya conseguido, hay que escanearlo para subirlo al nuevo sitio web de la CABA. Sitio que se ha ido complicando e intrincando, cada vez más, cosa que lo vuelve, prácticamente, inaccesible para gran parte de los aludidos beneficiarios, por lo general, muy poco duchos en el tema. Los que tienen suerte, y no son todos, consiguen la ayuda de un pariente o amigo. Los demás, tienen que volver a salir, con sus años a cuestas, al organismo del GCBA que cobija este asunto, en pleno centro y de difícil acceso, sólo peatonal.

Y recordemos que esto no toca, apenas, a los mayores premiados por la CABA. Sino, a cualquiera de los muchos que, por diversos motivos, deben certificar, allí, su subsistencia. Lo que da un mayor calibre  a esta cuestión.

Pero, hay una solución que aliviaría todo, ya probada, muy sencilla y de gran eficacia. La ANSES, que, sin duda, cubre a más beneficiarios, hace décadas que resolvió esta pequeña tragedia. Es suficiente hacer compras con la tarjeta de débito de cada interesado, para que ANSES se de por enterada de que subsiste. Sólo eso y ningún trámite más.

De modo que, si el GCABA tiene, como creo, la sana intención de no atosigar con trámites que los obliguen a salir de casa (en plena pandemia) a sus mayores de 70, sólo, tiene que seguir ese ejemplo, probado y oficial. Y tomar la decisión de aceptar como prueba suficiente de subsistencia las compras que sus beneficiarios hagan con la tarjeta de débito que les corresponde.

Será justicia. Y aún más: será sensato. Simplifica sus trámites y ayuda a sus mayores. Salud o nada.


Rodolfo Alonso es poeta, ensayista y traductor argentino.

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas