Cultura y espectáculosDestacadas

Cuarentena teatral independiente (Segunda entrega)

Vivo Urdapilleta, de Sofía Guggiari

Proyecto de la revista cultural Con Fervor para democratizar contenido teatral registrado audiovisualmente con todes les ciudadanxs.

Vivo Urdapilleta es una obra teatral independiente y autogestiva, compuesta de monólogos de Alejandro Urdapilleta, que se estrenó en el 2014 en el bar del teatro de La Casona Iluminada. Estuvo dos años en cartelera y participó del Festival Humoris Causa, del Centro Cultural de la Cooperación, en 2016.

Breve biografía de la directora:

Sofia Guggiari es actriz, directora, escritora y psicoanalista. Dirigió y actuó en varias obras de su autoría. Entre ellas, se destaca Te amo tanto porque te he matado, que fue publicada en OFF! Novísima Dramaturgia Argentina, por la editorial Interzona. Escribe, también, artículos de psicoanálisis y género en diversas revistas.

Síntesis argumental de la obra:

Vivo Urdapilleta, era un ciclo de monólogos escritos por Alejandro Urdapilleta y publicados en su libro Vagones que transportan humo. Intentaba ser un  homenaje a ese teatro, del cual muchos éramos hijos. Esa generación que había marcado nuevas estéticas de escritura y de actuación. Una propuesta política y ética desde el rompimiento del espacio dramático, la realización del espectáculo en un lugar no teatral. Lo hacíamos en el bar de lo que, en ese entonces, era La casona Iluminada. Vivo, como una manera de hacer cuerpo esa ética de la intervención, lo esperpéntico y lo bizarro.

Ficha artístico-técnica:

Dirección: Sofía Gugggiari

Elenco: Sara Llopis, Mariano Kevorkian, Frida Jazmín Vigliecca, Pablo Toporosi, Nahuel Vec, Sergio Mayorkin, Andrés Rasdolsky, Seba Man, Paula Beovide y Carolina Wolf

Asistente de dirección: Victoria Morante

Foto: Lucía Arias.

Entrevistamos a la directora de la obra: Sofía Gugggiari.

F: ¿Cómo se inició la idea de hacer esta obra?

G: Urdapilleta, para mí, significaba un referente de la escena teatral, por su ética, estética y política. Recuerdo la  última nota que dio antes de su muerte, que se titulaba: Yo no soy actor ni escritor. Me sentí muy identificada con un personaje al que le molestaban las categorías para nombrar su experiencia vital. Él decía que no le gustaba que le digan lo que era, él, simplemente, lo hacía, porque, sino, se moría. La idea del acto creativo, como acontecimiento sin más, fue algo que, siempre, me atravesó. Sin necesidad de categorizarlo. Sentía que quería revivirlo en mi cuerpo, en la experiencia histórica que estábamos viviendo. Por eso, hicimos este homenaje como si fuese a convocarse su espíritu. A veces, cuando terminábamos la obra, decíamos: “hoy nos visito Alejandro”.

F: ¿Cómo fue el proceso creativo de escritura, ensayos y montaje?

G: Apenas convoqué a los actores y actrices, se dio todo de una manera muy espontánea. A todxs les gustó la propuesta. Empezamos a ensayar y, si bien yo tenía un rol de directora general y coordinadora, todxs aportaban a la dirección. También, la idea de hacerlo en el bar de lo que, en ese momento, era La casona Iluminada fue aprobada casi sin más. A medida que fueron pasando las temporadas, armamos un dispositivo de invitadxs quienes, luego, algunxs, pasaron a formar parte del elenco estable.

Foto: Lucía Arias.

F: ¿Cuál fue la repercusión en el público?

G: Estuvimos dos años haciendo la obra. Así que, creo que a la gente le gustaba, porque vivía una experiencia descontracturante, donde invitábamos al espectador a ser parte de la experiencia, lo cual era una de las propuestas estéticas de Vivo. Para resumir, recuerdo una amiga que vino al bar de La Casona y, al principio, no tenía lugar para sentarse y se quedó en la barra, mientras tomaba algo. Los monólogos iban interviniendo por diferentes partes del bar. Cuando terminó, me dijo que pensaba que iba a ser algo malísimo, no podía sentarse y creía que no iba a poder ver bien y terminó totalmente fascinada y me dijo que hacía mucho que no veía algo así. Estaba sorprendida.

F: ¿Qué te dejó esta obra?

G: Fue una experiencia hermosa, de aprendizaje y de viajes -hicimos una gira a Santa Fe. Y, principalmente, me dejó amigxs. Trabajar con entusiasmo y convicción con gente con la que querés, para mí, en estos tiempos, fue y es un privilegio.

F: Antes de la cuarentena, ¿estabas ensayando, escribiendo o dirigiendo otra obra?

G: Estábamos por estrenar, en el Xirgu Untref Demokracia, El cabaret, una obra de Raymi Guggiari y estaba escribiendo un monologo titulado Mutante, basado en el libro de P. B. Preciado Un apartamento en Urano. También, por otro lado, había organizado un ciclo de literatura erótica, llamado Calientes y Revueltxs, que se iba a realizar en el Club Cultural 911 y que fue suspendido, lamentablemente, por la situación actual. Escribo en un blog, al que, con gusto, los invito a que entren: sofiguggiari.blogspot.com

Compartí el link de la obra:

https://www.youtube.com/watch?v=w6WHXpF432A

 

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas