DestacadasNotas de Opinión

A riesgo de sentir, pensar, escribir y hacer: vivir la vida. Anne Dufourmantelle

Entrevistamos a dos de las creadoras de Nocturna Editora, editorial independiente especializada en psicoanálisis y filosofía.

“La vida es un riesgo inconsiderado que nosotros, los vivos, corremos. Arriesgar la vida es una de las expresiones más bellas de nuestro idioma ¿Significará, necesariamente, enfrentar la muerte y sobrevivir?… ¿o bien habrá, inserto en la vida misma, un dispositivo secreto, una música capaz, por sí sola, de desplazar la existencia hacia esa línea de batalla que llaman deseo? Pues, el riesgo abre un espacio desconocido ¿Cómo es posible, estando vivo, pensarlo a partir de la vida y no de la muerte?”.
(Anne Dufourmantelle, Elogio del riesgo) 

Hasta el momento, Nocturna Editora ha publicado tres obras de Anne Dufourmantelle: En caso de amor. Psicopatología de la vida amorosa (2018), Elogio del riesgo (2019) en co-edición con Paradiso Editores de México e Inteligencia del sueño (2020).

Amalia Federik es licenciada en Psicólogía, psicoanalista, realizó prácticas en el Hospital Tobar García, una concurrencia en el Hospital Ramos Mejía, trabajó en el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad de Buenos Aires y fue docente en Flacso. Luciana Grande es licenciada en Psicología, psicoanalista, residente del Hospital Casa Cuna y docente en Flacso. Desde 2015 y junto a Fernanda Restivo (psicoanalista, integrante de la Escuela Freudiana de Buenos Aires y autora de La sexualidad femenina), iniciaron este proyecto editorial para publicar textos y difundir personas que les interesaban.

Fernanda conoció, en un congreso, a Anne Dufourmantelle, filósofa y psicoanalista francesa (1964-2017), y había quedado muy impactada con su presentación. En ese momento, el único acceso a sus libros en castellano era La Hospitalidad, escritos intercalados con Jacques Derrida. Luego, llega, en francés, En caso de amor y deciden encontrarse a leerlo en cofradía con una compañera de habla hispano-francesa.

CF: ¿Qué implica un proyecto editorial en la Argentina?

LG: Amalia trajo la inquietud, habiendo acompañado a su compañero en el emprendimiento colectivo Tinta y limón. Conocer más de cerca la tarea hizo que pensara que era posible. A mí me hubiera costado pensar que eso era viable de la nada. Lo que nos motivaba y motiva es la circulación de ciertas vertientes del psicoanálisis. Porque, suelen circular más los textos académicos. Creemos que se puede difundir el psicoanálisis de otra manera, incluso, tan cercano a la filosofía. Que Anne sea filósofa no es un dato menor.

AF: Publicar no es tan difícil. La tarea es que esa obra circule y se difunda. Veíamos que, ahí, había una traba, porque, muchxs autores costean sus propias publicaciones, se quedan con un porcentaje de libros y el resto de esos libros no circulan. Quedaban en una sola librería o en los depósitos. La idea era ver si podíamos armar otro circuito. Y el primer libro de Anne vino con tanta fuerza que concentró nuestras energías. Fue muy arrollador, porque habíamos podido contactar a la autora y nos había dicho que le interesaba mucho que lo publicáramos nosotras, que, aún, no existíamos como editorial, comprometiéndose, ella misma, a manejar los temas de derechos.

Luego del fallecimiento de Anne1, tan abrupto e inesperado, nos quedamos con el libro, prácticamente, traducido y sin tener ninguna cuestión legal que permitiera su publicación. Eso, también, nos hizo formalizar como editorial, inscribirnos como tal, tratar con la editorial francesa y con lxs familiares. Pedir subsidios y ayudas al Instituto Francés, porque, se comenzaba a habar de otros montos de dinero. Y, así, aprendimos a conformarnos y lo que implica la producción de un libro.

CF: ¿Cómo piensan los circuitos de distribución?

AF: Trabajamos, en principio, con La Periférica, una distribuidora independiente que tiene mucha llegada en librerías, tanto en Ciudad de Buenos Aires, como en varias ciudades del país. Digo, en principio, porque, luego, se fue armando, en paralelo, un circuito más propiamente psi. Los libros fueron llegando a librerías especializadas, a librerías de escuelas de psicoanálisis, facultades, hospitales, donde hay mucha gente en formación, de quienes recibimos noticias de las lecturas y, también, comentarios. En este momento, junto a nuestra distribuidora, estamos expandiendo la llegada de los libros a otros países de Latinoamérica, como Colombia, Uruguay, Chile, México y, también, España.

“¿Cómo abordar el surmenage del amor, de esa locura y esos silencios? ¿Cuál es el secreto vínculo de nuestra naturaleza que atestigua la atadura de ese pacto imposible y nos convierte en víctimas de un solemne juramento? Es fervor que otorga la mutua dualidad de algo intestino, de un soplo, de una palabra, de la concatenación de emociones que se suceden, de las íntimas oscilaciones de nuestro ser y de los ecos del pozo de la soledad. Nos sentimos enclaustrados, atribulados, pero, sumamente solos. La melancolía que habita en el receptáculo de nuestros corazones proviene de esa separación inicial, atroz e impensable, que dejó en nosotros la amenaza de un llanto inquebrantable. Una suerte de accidente racial que nos impele a mirar hacia el interior del amor mismo, la reminiscencia de este primer espacio matricial, ese refugio absoluto donde el ‘Yo’ aún no existe. Buscamos apaciguar esa sed perenne que no se sacia únicamente con el despliegue lúdico del erotismo de opaca refulgencia. La amarga hiel de la sensación de exilio es una reiteración de esa primera experiencia fundacional que tendemos a olvidar. Y de la nostalgia que la acompaña”.
(Anne Dufourmantelle, En caso de amor: psicopatología de la vida amorosa).

CF: Como bien dijeron, la publicación de Anne fue arrolladora y, así, resultó nuestra lectura, volviéndonos al diván y, al mismo tiempo, disfrutando de una gran narradora, una flaneur (paseante) de la palabra poética, de la que no se sale ilesa, por sus entramados vivenciales y casos clínicos.

LG: Está buena esta apreciación, porque, es ella la que se mete en eso. Lo distintivo.  Sobre todo, porque, en el mundo del psicoanálisis es bueno que sea la persona idónea quien se embarre un poco, que no salga ilesx. Ella, tampoco, sale ilesa de la escritura. Ella se va modificando a medida que va escribiendo. Se pone en juego. Alguien que se pone en juego cuando piensa y relata la clínica es conmovedor para la tarea de escuchar a otrxs. Te desacomoda. Eso que ella hace nos pasó al traducir y editar el libro: leer la obra y ponerle el cuerpo entre todas, en los encuentros que hacíamos los sábados con la lingüista.

CF: Es inevitable integrar esta modalidad a una mirada feminista de apropiación desde el cuerpo.

AF: Cuando Fernanda le contaba a Anne del modo en que veníamos trabajando, decía que le parecía fascinante, que, por más cuerpos pasara la lectura de ese libro, la traducción iba a ser mucho más rica.

CF: ¿Reveló algo nuevo traducirlo al castellano?

LG: Eso lo podía haber dicho mejor la autora, porque leía en castellano, también. Nosotras llegamos sólo a pasarle el primer capítulo sin corregir. Vino, en el 2016, a la Argentina para La Noche de la Filosofía y pudimos conocerla. El texto ya se nos reveló en esas lecturas compartidas en castellano, haciendo pasar por los cuerpos un gran trabajo de traducción.

CF: Los libros que editan son objetos tesoros, con una bella artística de tapa, ¿cómo tomaron este riesgo?

AF: Eso pedían los libros. Fue tiempo de pensar lo que nosotras interpretábamos de lo que el libro decía y qué podía ser soportado para una materialidad. Eso que se dice puede marcar un cuerpo. La experiencia es de acuerdo a cada libro. Los dos últimos, los hicimos con una arquitecta, Rym Tarfaya, que vive en Francia, quien, también, participó de esas reuniones y conocía a Anne de antes, la había leído. Cuando pensamos el primer libro, fue en función de un diseño propio y no de la colección. Cada libro requiere esta construcción entramada con lo expresado por Anne.

LG: Pasar a la materialidad de los libros fue seguir la vertiente de poner el cuerpo en el cuerpo del libro. No como adorno, sino, como estética más amplia que soporte eso, de lo que habla el libro.

AF: Después, nos encontramos con que había cosas que, a gran escala, era difícil sostener. Lo que nos pasó con Elogio del riesgo, una edición de tapas textiles en la que tomamos el riesgo de hacer una tirada de mil ejemplares. Con las tapas, tal como las habíamos pensado, llegamos a realizar 300 libros. No sólo fue imposible desde lo económico, sino que, a la persona que las hacía, la artista textil, le llevaba mucho tiempo. Los libros se empezaron a mover y estaba bueno no frenar ese impulso y la misma diseñadora nos propuso hacer una tapa accesible.

LG: Elogio del riesgo fue traducido por otra editorial mexicana Paradiso y eso nos posibilitó la rápida edición.

AF: Con esta editorial venimos intercambiando derechos. En este momento, están editando En caso de amor e Inteligencia del sueño en México.

CF: ¿Piensan que estos libros vienen a expandir el campo psicoanalítico entramado con la filosofía?

LG: En la Facultad, en general, la psicología, siempre, está hablándose a sí misma o repitiendo cuestiones. Pienso que el psicoanálisis está más cerca de la filosofía que de la psicología.

AF: Esa ausencia de jerga, propiamente psicoanalítica, que tienen los libros de Anne, realmente hacen que tenga una potencia inusual la llegada, tanto a gente vinculada al psicoanálisis, como a gente que no ha tenido la experiencia de pasar por un análisis. Pero, no quiere decir que la obra de Anne no tenga rigurosidad y precisión en relación a lo teórico. Eso fue algo que se cuidó mucho en las traducciones que hicimos desde Nocturna. Porque, hay palabras que, según cómo las traduzcas, te pueden llevar a un concepto psicoanalítico o no y, en eso, Fernanda tuvo mucho empeño en que fuera un trabajo muy delicado.

CF: Leer Anne Dufourmantelle, como artista, es un rayo en la vida ¿Cómo las ha tocado en sus vidas? ¿Qué cambio de paradigma trae?

LG: Justamente, porque habilita a hacer mucho más con lo que una tiene. Hacer con una, a poner el cuerpo. No andar copiando agarrada de los libros.

AF: A estar a disposición de lo que trae la transferencia.

LG: Cuando decís artista, está buena la palabra, porque, a alguien que no ejerce el psicoanálisis o no pasa por un diván la toca en muchos puntos. Y, al mismo tiempo, es muy riguroso lo que se plantea en relación a la transferencia y otros tópicos. Y es un arte cómo las hace pasar sin explicitarlas con jerga. Hace una torsión artística, por eso, se escapa de ser una figura, meramente, divulgadora.

“La escenografía que los fantasmas ponen en escena para la pantalla privada de la conciencia es una proyección personal donde la función es la de excitar. La de inquietar, también, a veces, yendo al borde de eso que sería representable. Las imágenes parciales, hasta con los eclipses fulminantes, vivos, sedosos, pero horripilantes o grotescos, que los fantasmas elaboran buscan captar eso que el deseo tiene de incontrolable”.
(Anne Dufourmantelle, Inteligencia del sueño).

Anne Dufourmantelle.

CF: No nombran la muerte trágica de Anne para difundir su obra. Sin embargo, ¿cómo irrumpe su fallecimiento en medio del proyecto editorial?

AF: Precisamente, porque el riesgo -al que hace referencia Anne en el libro-, no es un riesgo a perder la vida, el riesgo es a vivir la vida, provocando las variaciones que sean posibles dentro de una trama, no a arrojarse fuera de ella. Los medios franceses se agarraron mucho de la noticia, vinculándola con su Elogio del riesgo. Nos parecía que se ponía el énfasis en ese acto heroico, del arriesgar la vida, cuando el riesgo al que este libro nos invita es al de dar lugar a lo inédito, lo inesperado, lo incierto. Todo aquello a lo que la neurosis se empeña en neutralizar y desvitalizar.

CF: ¿Cómo sigue Nocturna?

AF: Hay un cuarto libro que ya está en fase de revisión de la traducción, Potencia de la dulzura. Un libro bellísimo de Anne que estamos haciendo en colaboración con otra editorial amiga, Archivida. Nos asociamos con ellxs, porque fue muy fuerte lo que empezó a pasar después de En caso de amor, donde nos ofrecen otros derechos de las obras de Anne. Pensamos que era mucho trabajo y podíamos compartirlo con este colectivo de trabajo editorial.

CF: ¿Qué trae Potencia de la dulzura?

LG: Algo que no se deja capturar en un texto, en una palabra. Es importante leerlo en clave de época, de capitalismo. Habla del concepto de la animalidad y pone en jaque la idea de voluntad.

AF: Y pone en acto lo incapturable. Es impresionante cómo trabaja el concepto de la dulzura sin intentar capturarlo, ni definirlo.

LG: Además, este año se integró Ariadna Mierez, quien nos acompaña en la difusión y, también, publicaremos a Fernanda Restivo y Gloria Autino2.

CF: ¿Qué necesita Nocturna?

LG: Tiempo. Más tiempo para dedicarle, porque, realmente, tienen vigor los libros de Anne, que requieren más traducciones e impresiones.

CF: Anne Dufourmantelle decía que, frente a la violencia del mundo, la dulzura es un poder infinito. Se trata de una virtud que pertenece a la infancia y es el nombre secreto de la belleza y de lo místico. Acaso podamos conjugar esta palabra con la de Rita Segato3, la reexistencia y otorgar a estos tiempos de violencias una acción decidida, un BASTA que detenga el grito humillante, la mirada lasciva, la mano femicida.

Para conocer el catálogo www.nocturnaeditora.com


1En julio de 2017, a los cincuenta y tres años, estaba en una playa de la Riviera cuando cambió el clima y el área de nado se volvió peligrosa. Divisó a dos chicos de una pareja amiga en peligro y, sin vacilar, se lanzó al mar. Logró salvarlos, pero sufrió un paro cardíaco. Unos rescatistas la sacaron inconsciente del agua y trataron de reanimarla, pero no lo lograron. Los chicos sobrevivieron (Guillermo Saccomanno, en Página 12, https://www.pagina12.com.ar/254483-elogio-del-riesgo).

2Gloria Autino es psicoanalista, titular de la Cátedra de Psicología Fenomenológica y Existencial de la UBA y militante del campo popular y de la democracia. Fallecida en 2020 por Covid.

3Rita Segato (1951) es escritora, antropóloga y activista feminista argentina residente en Brasilia y Tilcara.

 

Claudia Quiroga es autora, directora, actriz, docente, fotógrafa y artivista. Co Fundadora de la Asociación Civil MAT – Mujeres de Artes Tomar y de la Cía. Teatral Las Chicas de Blanco. Integrante Asociada y docente en el CELCIT. Directora de SHUNYA-Desarrolladora de Experiencias Culturales. Profesora Nacional Superior de Expresión Corporal, Equivalencia Universitaria IUNA. Actriz egresada de la EMAD. Coordinadora Grupal, Cuerpo-Grupo-Psicodrama, Instituto de la Máscara. Diplomatura en Géneros, Políticas y Participación UNGS. Coach Artes. Cursa Diplomatura de Dramaturgia, Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Autora del libro Rosa del desierto. Teatro Urgente. Dramaturgias y género, Funda/mental Ediciones.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas