DestacadasNotas de Opinión

Una casa para la cultura popular

Entrevistamos a Mario López, coordinador general del Centro Cultural Padre Mugica, en la que hablamos sobre los inicios del espacio, su mudanza de Provincia a Capital, los objetivos que se plantean, cómo viven esta etapa de pandemia y las expectativas sobre la post pandemia.

CF: ¿Cómo y cuándo nace el Centro Cultural Padre Mugica?

ML: El Centro Cultural Padre Mugica se fundó en el año 2009, en la ciudad de Banfield, Lomas de Zamora. Surge con una fuerte impronta cultural y política, ubicándose como una referencia central de la cultura en el Conurbano Bonaerense. El espacio tuvo siempre, y es una de sus mayores características, una fuerte pertenencia a la cultura nacional y popular.

Su contenido, a través de sus distintas actividades, está siempre guiado y acompañado por esa pertenencia. Tenemos un amplio abanico de actividades de cara a la sociedad, como son los talleres, charlas y encuentros con distintas temáticas. Tenemos, también, un amplio espacio para la proyección de películas y documentales.

Y, por último, contamos con una sala de espectáculos donde el teatro y la música son protagonistas. Hemos tenido una larga lista de shows a lo largo de todos estos años, que van desde bandas locales, a las que le damos la posibilidad de contar con un espacio para su desarrollo, y una caravana interminable de artistas, como Peteco Carabajal, Adriana Varela, Luis Salinas, Alejandro Dolina, Bruno Arias, Agarrate Catalina y muchos más.

Todas estas actividades se hacen en coordinación con otras instituciones, como, por ejemplo, el INCAA, el Cine Fértil o la Compañía de Teatros Independientes.

El lugar cuenta con un Bar restaurante y con un escenario para Café Concert, donde se realizan shows más chicos o íntimos. Un espacio para cursos y talleres y una sala para recitales y obras teatrales con una capacidad de 88 butacas.

CF: ¿Cómo fue el traslado del Centro Cultural Mujica, del sur de la Provincia de Buenos Aires a la Ciudad de Buenos Aires?

ML: Fue raro, pero, al mismo tiempo, lo tomamos como un desafío. Después de tantos años en el Conurbano, mudarnos a Capital implicaba un cambio grande, desde todos los puntos de vista. Pero, nos encontramos con un lugar maravilloso en el corazón de San Telmo y tratamos de llevar adelante el contenido y la pertenencia cultural y política del espacio de la misma manera que lo hicimos siempre.

CF: ¿Qué objetivos tiene el centro cultural?

ML: El objetivo que, siempre, tuvimos fue tener una casa donde los caminos de la cultura popular sean un faro. Uno entra al centro cultural y se encuentra con Leopoldo Marechal, con Ricardo Carpani, con Macedonio Fernández y una caravana de artistas que tenemos en nuestro deber ser, siempre, cerquita para que, desde ahí, podamos tener una oferta cultural abierta a toda la comunidad, que sea de gran contenido y calidad.

En ese marco, hemos profundizado en la proyección de Sala, del contenido del canal de YouTube, de la revista, de los espacios de cine, de literatura, de teatro y de los shows más tradicionales.

CF: ¿Cómo fueron los años del macrismo para el centro cultural? Teniendo en cuenta la crisis económica, la falta de incentivo a los espacios culturales y, particularmente, a los independientes.

ML: Muy duros. Para la cultura, en particular, y para el país, en general, no vamos a decir nada nuevo con esto. Para nosotros y para todos los lugares, en materia económica y de incentivos gubernamentales fue pésimo. Pero, por otro lado, funcionó como un espacio de encuentro, de reflexión permanente y, fundamentalmente, de contención de muchísimos compañeros.

De eso se trata, que estos espacios funcionen como usinas de nuevos colectivos y expresiones. Desde Aristóteles, que sabemos que el hombre está hecho para la expresión y el conocimiento.

CF: ¿Qué disciplinas artísticas tienen lugar en el Mujica?

MF: Las actividades son muy variadas. Van desde el tango y el flamenco, hasta unipersonales de humor y compañías de teatro de todo tipo. Contamos con una sala preciosa, con capacidad para cien personas y otro escenario, ubicado en el corazón del bar, donde tenemos ciclos de Café Concert.

CF: ¿Cuáles eran las expectativas para este 2020 y cómo están llevando la pandemia?

MF: Las expectativas eran muchas. Después de un año y medio de trabajo, poniendo en funcionamiento cada espacio del lugar, donde funcionan no sólo la sala y el bar, sino que, además, tenemos un canal de televisión, la proyección de actividades eran muchísimas. Cuando el 19 de marzo se decretó la cuarentena, nosotros ya teníamos programación hasta los primeros días de septiembre.

En este momento tan duro y difícil que pasan los espacios culturales debido a la pandemia, uno de nuestros objetivos más importantes fue consolidar el espacio de la Revista Mugica, en la que trabajamos con los mismos ejes políticos que, siempre, tratamos que estén presentes en cada una de nuestras acciones. La Revista es un lugar vertebral. Hoy, nos permitió transitar la cuarentena con un lugar donde poner la voz y la palabra de muchísimos compañeros, lo cual es tan importante para estos tiempos.

CF: Me comentaste que, la semana pasada, comenzaron con los shows por streaming, ¿son espectáculos grabados o unipersonales en vivo?

ML: Sí, los shows por streaming son algo nuevo, pero, muy necesario. Siendo el único lugar que, hoy, tienen los artistas para rebuscárselas. Nosotros contamos con la ventaja de tener el equipamiento y, además, contar con la sala. Así que empezamos con un ciclo en coproducción con Los Chisperos y lanzamos cuatro fechas.

Creemos que falta mucho para que la gente vuelva a la sala de manera presencial y el streaming es el único camino que tenemos que acercar a los artistas con la gente.

CF: ¿Cómo ven la medida del Gobierno de la Ciudad que permitiría la posibilidad de realizar shows artísticos en vivo, pero, obviamente, sin público?

ML: Es la herramienta que, hoy, tenemos. El Gobierno de la Ciudad estableció un protocolo para que la actividad se empiece a mover y, más allá de que no sea lo mismo y que todo está envuelto en una extrañeza, tanto para nosotros como para las/os artistas, apostamos a tener una buena programación, con un desarrollo técnico muy bueno.

CF: ¿Qué expectativas tienen para la post pandemia y esta nueva normalidad?

ML: Las expectativas son las de todos, que, de a poco, podamos ir retomando la vida que teníamos, si es que es eso posible y pensando si podremos volver, en algún momento, a eso que conocíamos.

Pero, como dice la murga “somos laburantes enamorados” de la cultura popular y vamos a seguir sosteniéndola de la manera en que podamos, para que la mayor cantidad de personas tengan acceso a ella.


Alex Arellano es periodista.

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas