Cultura y espectáculosDestacadas

En qué nos parecemos

La muerte no existe y el amor tampoco, de Fernando Salem

La muerte no existe y el amor tampoco es una película argentina realizada en 2019 y estrenada en enero del 2020. Está basada en la novela Agosto, de Romina Paula -quien tiene, además, una pequeña participación actoral-, y fue dirigida por Fernando Salem. Cuenta la historia de Emilia, una joven psiquiatra que trabaja en un hospital de la Ciudad de Buenos Aires y que es convocada a viajar a la localidad de Veintiocho de Noviembre, un pueblo de la provincia de Santa Cruz, para participar del ritual fúnebre de esparcir las cenizas de quien fuera su hermana de la vida: la hija del matrimonio que la crió cuando la protagonista todavía vivía en el Sur.

El viaje que realiza la chica, al que ofrece cierta resistencia en un primer momento, será la excusa perfecta para que los espectadores –aunque, solamente, como testigos y sin acercarnos demasiado a los protagonistas- acompañemos, en ese recorrido, que es, a la vez, un viaje al pasado y una vuelta constante al presente –y, sin dudas, al futuro- de Emilia. Así, como dejándonos llevar por los imponentes vientos patagónicos, veremos una historia que, de novedosa y original, tal vez, no tenga mucho, pero que, sin embargo, se cuenta sin pretensiones y de una manera sólida, mesurada y, sobre todo, sobria. De manera que enamora por la coherencia que existe entre lo que se narra y los recursos de los que se vale para hacerlo.

La elección de las locaciones –uno de los aciertos del film, indudablemente- contribuyen para lograr lo antedicho: autos que transitan, en solitario, por largas rutas, dejando al desnudo montañas y paisajes nevados, cuya belleza se impone, implacable, al igual que los silencios prolongados y el habla pausada de los personajes –abrigados, siempre, hasta los dientes. Elementos todos que crean una atmósfera particular y un ritmo propio.

Merecen un párrafo aparte las actuaciones de Osmar Núñez y Susana Pampín. Que descollan con sus personajes, sobre todo, en una escena –una de las más emotivas de la película-, donde, junto a la protagonista, juegan a la generala y cantan la bellísima canción En qué nos parecemos (versión de Santiago Motorizado, quien está a cargo de la celebrada banda sonora). Tema musical elegido, con gran acierto, tanto en ese momento, como en el cierre del film. Asimismo, forman parte del elenco Justina Bustos, Balthazar Murillo y Agustín Sullivan. El guión es de Fernando Salem y Esteban Garelli.

Para quienes preferimos, absolutamente, una historia pequeña y narrada de modo genuino, no ambicioso, a una súper producción hollywoodense, completamente olvidable ni bien se abandona la sala de cine, La muerte no existe y el amor tampoco es una opción más que interesante.


Laura Fuhrmann es profesora de Lengua y Literatura y correctora literaria y de imprenta.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas