Cultura y espectáculosDestacadas

Reconstruir lo dañado y salir a la vida

Jiddu Krishnamurti, en su libro Sobre la vida y la muerte, afirma: “Sé que tengo miedo y no sé qué hay más allá de él” ¿Qué queremos decir con la palabra miedo? ¿Qué es el miedo? El miedo no es una abstracción, no existe independientemente, en el aislamiento. Surge sólo en relación con algo. El miedo se manifiesta en el proceso de la relación, no hay miedo separado de la relación. Ahora bien, ¿de qué tiene miedo usted? Dice que teme a la muerte ¿Qué entendemos por muerte? Aun cuando tengamos teorías, especulaciones y haya ciertos hechos observables, la muerte sigue siendo lo desconocido. Cualquier cosa que podamos saber respecto a ella, la muerte en sí no puede ser introducida dentro del campo de lo conocido; extendemos una mano para asirla, pero no está ahí. La asociación es lo conocido, y lo desconocido no puede volverse familiar; el hábito no puede capturarlo, por eso, hay miedo.

Luntai es una obra de teatro escrita y dirigida por Malena Pérez Bergallo. Parte de la muerte de Tian, un adolescente chino que se quita la vida entrando al mar, sin dejar un sólo rastro del porqué. El destartale que su muerte produce en la familia no encuentra límites. Su hermano pequeño se niega a ir al colegio, su abuelo no quiere atender la tintorería familiar, su melliza perdió el habla y su madre se va, dejando sólo una nota: “los álamos son una revelación de la vida y la muerte. Producen una sensación de misterio. Me voy al bosque a buscar a mi Tian”.

Encontrarse con el desamparo es lo que ocurre cuando muere una persona cercana, lo que viene después es lo que se denomina duelo. Pero, en ese duelo se encuentra la incertidumbre del hecho, como dice Krishnamurti. No se puede entender el por qué, justamente, porque la muerte es lo desconocido, es lo que no se puede racionalizar, ni explicar, no hay palabras para nombrar tanto dolor, menos si este es la muerte de un hijo.

Lan es la madre de Tian, una mujer que, movilizada por dicho suceso, emprende un viaje de reconciliación, un viaje de encuentro simbólico con ese ser que salió de sus entrañas. Cual loba corre hacia el bosque, llamado Luntai, para encontrarse con los fantasmas que cree le debelarán la verdad. Quizá estos fantasmas sean la fantasía por reconstruir los pedazos de un recuerdo que, con el tiempo, se irá borrando o sean, simplemente, el eco de una vida que emprendió su destino.

Foto: Estudio Levin.

El episodio traumático provoca el dolor de toda la familia que, al quedarse sin la presencia física de un integrante y el abandono de la matriarca, comienzan a regirse, intuitivamente, por sus mecanismos defensivos, pero, que, amorosamente, van reconstruyendo el lazo vincular desde la tolerancia y el amor. Por ejemplo: el tierno y gracioso abuelo chino, que ayuda a sus nietos mediante leyendas y cuentos a sanar el dolor y a transformarlo en buenas intenciones que permitan dejar el miedo de lado y aventurarse a vivir el presente. Así, también, los hermanos traerán la honestidad de la niñez y la sabiduría de lo ingenuo, de lo innato, lo no moldeado. Por otra parte, encontramos al novio de Lan, que sale tras ella a buscarla para traerla a casa, mostrándonos una manera resolutiva de ver la realidad, por su pragmatismo.

Luntai enseña que, de ninguna manera, se puede decir que hay una sola forma de sentir los actos, ni de procesar una pérdida, sino, que se puede intentar que, de las cenizas, surja un nuevo renacimiento. El espectáculo ofrece belleza en su puesta y una compleja interpretación de sus intérpretes que trasmiten, mediante una enorme sensibilidad, la idea de que no es necesario querer interpretarlo todo, porque, el todo es el universo y el universo se nos escapa, día a día, minuto a minuto. El universo es tan vasto y tan infinito que no se lo puede alcanzar jamás.

 

Ficha técnico-artística:

Dramaturgia: Malena Pérez Bergallo

Actúan: Lucía Adúriz, Nicolas Blandi, Tatiana Emede, Nicolás Levín y Andrés Rasdolsky

Percusión: Araceli Haberland

Maquillaje: Malena Pérez Bergallo

Diseño de vestuario: Malena Pérez Bergallo

Diseño de escenografía: Victor Salvatore

Música original: Eugenia Jolly

Diseño de iluminación: Juan Seade

Fotografía: Estudio Levín

Diseño gráfico: Estudio Levín

Asistencia de dirección: Luchitron

Dirección: Malena Pérez Bergallo

Web: https://www.instagram.com/luntai.odt/

La obra podrá verse los jueves a las 22.30hs., hasta el 28 de noviembre en El Arenal, Juan Ramírez de Velasco 444, CABA. Entrada: $ 300 / $ 250.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Ir a la barra de herramientas