DestacadasPolítica Cultural

Realidad actual de la Ley 130, o Ley de Tango, en la Ciudad de Buenos Aires

El 14 de diciembre de 1998, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó la Ley 130, llamada Ley de Tango. Su artículo primero reza así: “La Ciudad reconoce al Tango como parte integrante de su patrimonio cultural, por lo tanto, garantiza su preservación, recuperación y difusión; promueve, fomenta y facilita el desarrollo de toda actividad artística, cultural, académica, educativa, urbanística y de otra naturaleza relacionada con el tango.

La primera pregunta sería: ¿es verdad todo lo mencionado en el primer artículo de la Ley o es sólo letra muerta? Ante todo, quiero mencionar que soy parte interesada (del tango): cantor, productor discográfico, artístico, televisivo y radial. Comencé mi carrera, si es que así podemos llamar al trabajo de cantor, hace 38 años. Recorrí todos los escenarios imaginados e inimaginados, tanto aquí como en el exterior. Hablo con conocimiento de causas, por lo menos, desde mi óptica.

La ciudad “reconoce al tango” como parte integrante de su patrimonio cultural, así dice la Ley. Pues bien, ¿qué hace la Ciudad ante tal reconocimiento? La respuesta podría ser taxativa: nada. La Reina Del Plata posee una de las Orquestas más importantes del país, la Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires; que, en su nacimiento, por los años ’70, fuera dirigida por los Maestros Carlos García y Raúl Garello y que, hoy, está bajo la conducción de los Maestros Juan Carlos Cuacci y Néstor Marconi. Esta Orquesta ha sido despojada, desde hace años, del escenario principal que supo ser su centro de actuaciones, el teatro Presidente Alvear (en plena calle Corrientes). Teatro que permaneció, por más de 4 años, cerrado por refacciones y, aún hoy, sigue siendo un fantasma en plena calle Corrientes.

La calle Corrientes vendría a ser como el Edén del Tango. Pues bien, ese Edén sólo ha sido dividido en dos partes con canteros, gastando una fortuna incalculable por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Mientras tanto, el Teatro Presidente Alvear estaba tapiado y miraba, por las rendijas de las tablas, cómo dilapidaban un dinero que podía bien ser utilizado para la cultura, en salud o en educación. Los memoriosos recordarán que las presentaciones de dicha Orquesta se realizaban los días jueves a las 13hs., otra aberración que venía de antaño. Pero, estas cosas suelen suceder cuando uno quiere boicotear algo o bajarle el precio. Se lo transforma en poco interesante, se le termina haciendo mala prensa o se lo ubica en el desván de los recuerdos. También, recuerdo que otro intendente, Grosso (ex empleado de Macri), quiso privatizarla. Cosa que no lograron, por la férrea oposición por parte de los músicos integrantes de aquellos años.

La Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires en el CCK.

Pero volvamos a estos días. Esta es la cultura que, según la Ley, se dice defender, auspiciar, garantizar y miles de etcéteras. Podría extenderme mucho más al respeto de la Orquesta, pero, tengo dos puntos más que quiero incluir en este texto. Primero: la radio FM 2X4, perteneciente a los medios públicos de la Ciudad de Buenos Aires, tampoco toma en cuenta el artículo 1º de la Ley, que dice: “difusión, promoción, fomento y facilitación del desarrollo de toda actividad artística. Esto soló sucedió mientras la radio estuvo a cargo de Juan Alberto Badía como director general y estando a cargo de la dirección artística otro gran hombre de radio, que fue Jorge Waisburd. Allí fue cuando la radio FM 2X4 creció, difundió a las nuevas propuestas, con una dinámica radial pensada para el gran público, cosa que no sucede desde la llegada del PRO a la Ciudad de Buenos Aires. A partir de ese momento, la emisora decayó en su programación, transformándose en una radio de discos históricos y sin ninguna propuesta atractiva para el público joven. El cual se había sumado durante los años que Waisburd tuvo en sus manos el proyecto. Actualmente, es una radio anacrónica, sin difusión ni promoción de aquéllos que hacen el tango hoy. Y, desde luego, no facilita ningún desarrollo dentro del tango, porque nadie consume aquello que no conoce.

Por último y para no ser más extenso, me referiré al Festival de Tango de la Ciudad de Buenos Aires. El espíritu de la Ley de marras era que, dicho Festival, se desarrollara en la semana del 11 de diciembre, en el que se celebra el Día Nacional del Tango, debido al nacimiento, en esa fecha, de Carlos Gardel y Julio De Caro, dos creadores fundamentales de la música porteña. Bueno, lamento decir que esto tampoco sucede. El Festival se ha entremezclado con un concurso de danza de tango, que se lleva a cabo en el mes de agosto para facilitar la llegada de hermanos de otros países en su época veraniega, lo que, indudablemente, aporta en materia económica a la Ciudad con la llegada de los turistas (que tampoco son miles). Así es como el Festival de Tango pasó a ser un Gran concurso de bailarines donde, en el medio, se enlazan grupos musicales y cantantes.

Quiero aclarar que nada tengo contra el tango danza, pero, si quieren, en vez de hacer un dos por uno, para matar dos pájaros de un tiro, sería mejor volver a las fuentes y realizar el Festival de Tango de la Ciudad de Buenos Aires en la semana del 11 de diciembre, para, luego, en agosto, realizar una gran fiesta, donde se incluya al Tango Danza, el Concurso de Nuevos Letritas, el Concurso de Nuevas Músicas de Tango, el Concurso de Cantantes, Nuevos Instrumentistas, etc. Y donde exponentes de todo el mundo lleguen para aportar sus conocimientos del Tango.

Para finalizar, quiero recordar que la llegada del PRO a la Ciudad, además de cerrar bajo llave los contenedores de basura, donde muchos hermanos nuestros se hacen la diaria para morfar, también, echó cerrojo a la cultura que, según dice la Ley de Tango, “debieran garantizar, recuperar y difundir; promoviendo, fomentando y facilitando el desarrollo de toda actividad artística, cultural, académica, educativa, urbanística y de otra naturaleza relacionada con el tango”. Reitero la pregunta con la que comencé: ¿es verdad todo lo mencionado en el primer artículo de la Ley de Tango o es sólo letra muerta?


Carlos Varela es cantor, productor discográfico, artístico, televisivo y radial.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas