DestacadasNotas de Opinión

Por más dramaturgas feministas y transfeministas

Espacio TOLE TOLE inició un ciclo de charlas en cuarentena. En esta oportunidad, el día viernes 17 de julio, se brindó, por Facebook Live, un panel virtual sobre Dramaturgias feministas y transfeministas, moderado por Zaida Mazzitelli, actriz, directora, docente y gestora cultural.

Las invitadas fueron exponiendo, luego de cada presentación, una idea o reflexión en respuesta a la siguiente pregunta: ¿Existe la dramaturgia feminista o transfeminista o el hecho de escribir ya es un acto en sí feminista?

Claudia Quiroga, actriz, dramaturga, docente, directora, artivista, fotógrafa y artivista feminista declaró: “son todas esas cosas. Se va teniendo conciencia de la expansión de una escritura con perspectiva de género para encontrarnos con otros tipos de escritura. Sobre los temas de violencias o sobre derechos humanos, poner el foco allí. Con el feminismo te ponés los anteojos violetas y ves todo diferente”, haciendo referencia a la metáfora utilizada por Nuria Varela en su libro ¿Qué es el feminismo? La metáfora de las gafas violetas. En Feminismo para principiantes[1].”

Claudia dijo que el feminismo es una mirada transversal, un movimiento transversal que atraviesa todos los estamentos. Y que esta etapa que estamos atravesando es un gran momento para solidarizarnos, citando su trabajo en el ECuNHI (Espacio Cultural Nuestros Hijos), con la agrupación Mujeres de Arte Tomar.

Natalia Zappacosta, actriz, directora y guionista, por su parte, expresó: “yo siento que estamos generando actos políticos con cada cosa que hacemos. Ya es feminista porque es lo que hacemos. No puedo escribir, ni trabajar sin perspectiva de género ¿Qué es leer literatura feminista? Nunca me lo había planteado, a partir de ahí pensé que debía analizar cada cosa que veía y que estaba bueno pensarlo de esa manera. Así, nos damos cuenta de que todo lo que había antes era cien por ciento machista.”

Además, Natalia trajo el debate sobre la visibilización de las minorías en los medios masivos de comunicación y en las ficciones. Diciendo que, por lo general, se muestran estereotipos de las chicas trans o travestis, que tienen que ver con la delincuencia y la prostitución, dejándolas en un lugar estático. Y que esto condice con la realidad, donde hay cada vez más chicas trans trabajando en diversas profesiones. Por otro lado, expresó que cree que en las ficciones se trata el tema de género de una forma políticamente correcta y es donde más hay que mostrar, además, la realidad del maltrato y denunciarlo.

Cecilia Propato, dramaturga, guionista, directora de teatro, artista multimedia, ensayista, docente, licenciada en Comunicación (UBA) y Periodista Egresada del Instituto Grafotécnico (Escuela Superior de Periodismo), dijo: “yo fui víctima de la discriminación sutil que hay. Hay una dramaturgia escrita por mujeres o mujeres que se perciben como mujeres. Yo, también, escribo de manera warra. El arte no debe tener una finalidad educativa. Por ejemplo, yo intento generar que produzcan en mis clases, porque la libertad tiene que ver con producir, no con comprar. En la historia de la dramaturgia las mujeres servían la mesa. Nos hacen leer todos varones, la bibliografía es masculina. Crecimos con el combate.”

Cecilia hizo hincapié, también, en el derecho de las mujeres a ser malas, porque hay una idea de que la mujer no puede portar la maldad. Ella cree que la dramaturgia feminista se observa en los personajes y que una obra feminista se diferencia porque, allí, los personajes femeninos tienen la palabra, grandes monólogos y no sólo sirven la mesa. Por último, dijo que el problema está relacionado con la invisibilización y que no cree que el teatro sea un lugar para las bajadas de líneas, sino que, además, hay que militar desde otros lugares, con las organizaciones de mujeres dramaturgas, por ejemplo.

Ilustración de Patricia Fente.

Daniela Martin, directora y doctora en artes de la Ciudad de Córdoba, por su parte, manifestó: “no me siento representada por la práctica dramatúrgica, soy directora. Me interesa pensar que los feminismos son procesos. Bordamos por la paz Córdoba[2] replica la acción de un grupo mexicano, en el cual bordan los casos de asesinatos. Los pañuelos se hacen en el espacio público. Nosotras bordamos los casos de nietos y nietas apropiados y apropiadas en la última dictadura, femicidios, transfemicidios y travesticidios. Cuando empiezo a bordar, empiezo a recordar violencias que atravesé yo y mi mamá de toda la vida, esa experiencia chica e inmensa fue como ponerme los anteojos violetas”.

Y, con respecto a los feminismos, agregó “es un proceso para desarmar un montón de capas de tu historia personal y cuestionar las prácticas artísticas”.

Por último, Daniela trajo a discusión la idea del autor o autora de una obra reflexionando acerca del poder jerárquico que tiene este rol dentro del sistema de producción artístico. A ella le parece interesante comenzar a desarmar la idea de ese autor/a que domina todo el saber, ya que piensa que la dramaturgia no está dada sólo por el/la que escribe, sino que es un trabajo compositivo que lo hacen todas y todos los y las implicadxs en el hecho artístico. “Es una trama de saberes” dijo, en forma de analogía con el bordado que antes mencionaba.

Por último, habló acerca de la revisión que hay que hacer sobre las realidades que se quieren contar en las ficciones. Repensar los temas, pero, también, las formas, ya que desde allí se establece la hegemonía estética que desembarca en temáticas repetitivas, que efectivizan los discursos y anulan las posibilidades múltiples y subjetivas de crear otros mundos posibles.

Agradecemos este tipo de iniciativas, desde los diversos espacios culturales autogestivos y autónomos, junto a la disposición de las referentes del campo artístico, para seguir cuestionando, desde los movimientos feministas, el orden establecido que nos sigue oprimiendo y, así, profundizar en la toma de conciencia y la visibilización de las desigualdades. Para que sigamos todas juntas, en el camino de la organización colectiva, en pos de la recuperación y expansión de derechos.

Es importante difundir que Espacio TOLE TOLE seguirá realizando estos encuentros virtuales, abiertos para todo público. Además, es uno de los centros de Artistas Solidarios, donde se recolectan alimentos y dinero para solidarizarse con les compañeres, los días jueves de 14 a 16hs., en Pasteur 683.

https://espaciotoletole.com.ar/

Para contactarse con la agrupación #ArtistasSolidarios deben ir al siguiente link: https://www.instagram.com/artsolidarios/?hl=es-la


[1] “Dice la Real Academia, en su tercera acepción de impertinente: «Anteojos con manija, usados por las señoras». Así que, trayéndonos los impertinentes a la moda del siglo XXI, la idea es comparar el feminismo con unas gafas violetas, porque tomar conciencia de la discriminación de las mujeres supone una manera distinta de ver el mundo. Supone darse cuenta de las mentiras, grandes y pequeñas, en las que está cimentada nuestra historia, nuestra cultura, nuestra sociedad, nuestra economía, los grandes proyectos y los detalles cotidianos. Supone ver los micromachismos”.

[2] http://bordadosxlapazcordoba.blogspot.com/?view=classic

Frida Jazmín Vigliecca es actriz, directora, docente y licenciada en Actuación (Universidad Nacional de las Artes).

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas