DestacadasNotas de Opinión

Pablo Gazal: “poner en juego la fraternidad entre pares, empezar a pensar en términos de nosotras/os y no desde lo individual”

Entrevistamos a Pablo Gazal, artista visual egresado de la escuela nacional Prilidiano Pueyrredón como profesor de pintura y organizador de la cooperativa Alianza de Artistas.

Con Fervor: ¿Por qué decidieron crear la Alianza de Artistas y cuáles son sus objetivos?

Pablo Gazal: La idea de crear una alianza autogestiva de artistas plásticos surge de mí, casi, naturalmente cuando se suman, a la crisis generada por la pandemia, el abuso por parte de muchas/os dueñas/os de galerías a nuestras/os compañeras/os. Donde, dichas/os galeristas buscaron seguir con la misma lógica de comportamiento anterior o, hasta, más abusiva, no teniendo en cuenta el contexto que estábamos viviendo.

Esto, por supuesto, continúa dándose, porque la lógica del sistema de galerías está inserto dentro de la lógica capitalista, competitiva y piramidal. Y lo que vino a poner muy en evidencia esta circunstancia es esto del sálvese quien pueda por parte de algunos galeristas, así como, también, hay que decirlo, la aprobación de muchas/os artistas, que siguen adhiriendo a dicho orden de cosas. Con esta convocatoria, se intentó todo lo contrario, poner en juego la fraternidad entre pares. Empezar a pensar en términos de nosotras/os y no desde lo individual.

Esto, a veces, es bastante difícil, porque hay que batallar con las/os propias/os compañeras/os por ideas demasiado instauradas. Tal es así, que, a veces, uno mismo se encuentra repitiendo patrones conocidos. Además, las/os artistas plásticos, en general, gestionamos nuestra obra en soledad; no lo hacemos en grupo, como lo hacen, por ejemplo, las/os músicas/os o las actrices y los actores. Con lo cual, se complica, un poco, tener pensamiento de cuerpo.

CF: ¿Qué actividades realizaron y cómo les fue en las mismas?

PG: Este proyecto apunta, entre otras cosas, principalmente, a la venta de obras y, no sólo, a realizar una mera muestra. El trato es directo entre artista y público. Y, además, lo hacemos itinerante por nuestros talleres, el tercer sábado de cada mes. Los dos primeros eventos que realizamos, hasta ahora, a mi criterio, estuvieron muy bien. Hubo, en general, un buen clima de trabajo grupal y hubo ventas en ambas fechas (con todo lo difícil que ya sabemos es la venta local). El primer taller abierto se hizo en el barrio de Floresta, mi casa/taller, y el segundo en El Serpa Arte, un espacio de arte en Palermo.  Ahora, el tercero lo haremos en el barrio de Coghlan, el sábado 16 de octubre. Y esperemos que concurra mucha gente, ya que, ahora, no haremos prenotaciones.

CF: ¿Cómo ves la situación del sector de las/os artistas visuales en la actualidad?

PG: Creo que la situación es disímil, actualmente, entre las/os artistas argentinos.  Aunque, obviamente, todas/os fuimos afectadas/os, de alguna u otra manera, por la caída de la economía y el turismo en 2020 y 2021. Justamente, la idea de la Alianza de Artistas es cooperativa y busca articular mecanismos solidarios. Por ejemplo, la Alianza redistribuye un porcentaje de las ventas entre las/os participantes. Que, independientemente de la cifra monetaria, pone el acento en el concepto de red, que, a mí, me parece lo más importante, al menos, desde lo simbólico, en términos del manejo que los humanos hacemos con el dinero.

CF: ¿Cómo afectó la pandemia a las/os artistas visuales?

PG: La pandemia nos afectó a todas/os, como dije antes, no sólo a las/os artistas visuales, sin lugar a dudas. Pero, el tema, para mí, no es tener un problema, sino, lo que uno hace con ese problema. O verlo como desafío, más que como problema.

CF: ¿Qué medidas públicas, legislativas y políticas culturales te parecen que serían necesarias llevar adelante para mejorar dicha situación?

PG: Es un tema complejo, porque, pensar una política cultural en tiempos de pandemia, imagino, debe haber sido, casi, un contrasentido, en términos de implementación. Por otro lado, los gobiernos Nacional o de la Ciudad dieron algunos subsidios en algunos rubros artísticos. Pero, fueron insuficientes para todo el sector. Ahora, tal vez, se podría pensar una política cultural post pandemia. Y no estaría mal promover, por ejemplo, proyectos gestionados desde el Estado que, además, permitan ingresos de divisas a las/os artistas. Vinculando, directamente, desde el aparato de difusión estatal, al turista extranjero, por ejemplo, con los proyectos culturales locales. O financiando proyectos puntuales que impliquen, no sólo, difusión y plasmación de ideas, sino, apuntar a una sinergia que derive en fuentes de trabajo concretas.

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas