DestacadasNotas de Opinión

Lo cotidiano se vuelve extraordinario

“Nuestros hábitos suponen una manera de suceder las cosas, una vaga coherencia del mundo”.

Bioy Casares, La invención de Morel.

 

¿Cómo transitar nuestra existencia con sus hábitos invertidos, donde lo cotidiano se vuelve extraordinario? Lavarse las manos es casi el acontecimiento más importante y necesario, ir al supermercado un hecho indeseable, un cajero automático ya no se asocia con nada que se acerque a la abundancia, sino más bien a una posible pérdida, la pérdida de salud. La comida en la vidriera y la máquina de dar plata, hoy no simbolizan poder tener, sino más bien, poder perder. Las relaciones son solo a través de nuestras imágenes, de la construcción que cada uno puede hacer hasta el momento de sí mismo con ciertos dispositivos mecánicos que a la vez nos distancian. Entonces el objeto representa a la persona y la distancia es la manera más efectiva de cuidar al otro.

Nos cuidamos para cuidar a otro, otra forma de entender una red social. Nos cuidamos de algo que no vemos mientras nos mostramos, algo que nos enfrenta a nuestra vulnerabilidad, a lo frágil, a lo imperfecto, a lo tangible, a nuestros cuerpos. La plaza, el bar, un colectivo y la guardia médica se convirtieron en espacios peligrosos, en lo posible evitables. Se puede conseguir un gran logro, mundial, quedándote en tu casa. Y mientras tanto, los perros nos pasean. El tiempo sobra, se lo puede perder y por momentos parece que se hubiera detenido. El tiempo en el otro es algo a proteger, cuidar a aquellos que en el tiempo tienen más tiempo. El tiempo, una persona, el otro, la salud, un virus, ganar, perder, una imagen y un cuerpo

¿Era, es coherente nuestra manera de sucedernos a través de nuestros hábitos? Nos acompañan las mismas construcciones culturales que antes, solo que se modificaron los hábitos, pero los hábitos hacen a la forma en que construimos esa extraña coherencia del mundo, quizás entre los viejos hábitos y los nuevos sea necesario articular otras formas, para crear una existencia, tal vez, un poquito más amable.


Sol Pavéz es dramaturga, directora, actriz y docente.

Sobre la foto: Mecanismo de la memoria. Autor: Hernán Lira. @juguetesconoficio(ig)HernánLira(fb)

Comentarios de Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas