DestacadasNotas de Opinión

Hiroshima mon amour, la gran obra de Alain Resnais

Nota en homenaje al gran poeta Rodolfo Alonso

(Publicamos esta nota que nos envió Rodolfo Alonso en diciembre de 2020 como colaboración para nuestra revista Con Fervor. Y lo queremos hacer, especialmente, como un homenaje post mortem al gran poeta, traductor y ensayista que fuera colaborador de nuestra revista desde su inicio).

 

“El gusto es el contexto, y el contexto ha cambiado”. Este justo concepto de Susan Sontag, anterior a 1975, fue lo primero que pensé al conocer la muerte de Alain Resnais (1922-2014) ¿Cómo intentar transmitir, hoy, ya no en otro contexto, sino, casi, en otro planeta, en otro mundo la fecunda y maravillosa conmoción que significó, para los adolescentes y jóvenes de mi generación, el estreno, en 1960, del film Hiroshima mon amour?

Quizá, sólo logre intentarlo ese poema homónimo que me ocurrió sin premeditación, casi simultáneamente, y que palpita en mi libro Hablar claro (Sudamericana,1964). U otros recuerdos imborrables, tal vez no menos expresivos. Hiroshima mon amour fue la única película que llegué a ver tres veces. Aunque, embebido en cine desde niño, ya que cinematecas y cineclubes fueron clave para mi formación, el encanto inefable de esa lenta y honda mirada sobre el amor, sobre una historia humana que se encarnaba en la otra Historia, la mayor, la de todos, esa voz, ese clima, esos rostros y cuerpos, esa luz y esas sombras, ese texto indeleble de Marguerite Duras, primeriza, también, volvían a convertir al cine (como bien dijera Luis Buñuel), en “instrumento de poesía”.

Pero, con ser revelador y fecundo, el contexto permitía que ese film no quedara en cenáculos, sino, que alcanzara, sin demagogia alguna, dominio público. Y, también, puedo dar testimonio al respecto.

Por entonces, me iba haciendo cargo del Departamento Cultural de la Universidad de Buenos Aires, donde imaginábamos amplios dominios. Baste decir que creamos un Instituto de Teatro, con Hedy Crilla y Oscar Fessler, y el primer Laboratorio de Música Electrónica, para Francisco Kröpfl. Y fue con nuestro Instituto de Cine de la UBA que preparamos, en la Facultad de Medicina, una exhibición de la obra previa de Resnais: sus dos cortos sobre Van Gogh o Picasso y su medio metraje Noche y niebla, donde ya se presentía su visión estética, contra el fondo siniestro de los campos de concentración, cuya terrible operación los nazis llegaron a bautizar ¡con un lema cercano al romanticismo alemán!: Nacht und Nebel.

Resultó más que un éxito: asistieron miles de estudiantes. Tantos como para reiterarla. Y, en ambas, repartíamos, impresa a mimeógrafo, mi traducción del tocante texto de Jean Cayrol, un agudo escritor católico francés.

Pero, como ya me ocurría, muchas cosas (aun diversas entre sí) se daban juntas. El Cineclub Núcleo, del que era asiduo, decide lanzar una revista, la luego memorable Tiempo de Cine. Para la que me encarga traducir, nada menos, que el límpido texto de Duras para Hiroshima mon amour. Como no había impreso y era urgente, traduje directamente de la película que me proyectaron, una y otra vez, deteniéndose y volviendo atrás. Y tan malo no fue el resultado, porque, esa versión fue lo más elogiado de aquel primer número por T.E.M. (Tomás Eloy Martínez), el joven y exigente crítico cinematográfico de La Nación.

A Alain Resnais le tocó vivir la circunstancia más feliz y más riesgosa de un artista: tener éxito con su primera obra. Porque, no es fácil seguir creando cuando, de entrada, se ha colmado todo paradigma. Él lo hizo, continuó filmando con modestia, dignidad y altura.

 

Imagen de Hiroshima mon amour.

 

Hiroshima mon amor (Rodolfo Alonso)

 

una mujer desciende envuelta en desesperado orgullo del aire de su

/casa

como hija de la lástima feroz de la furia pequeña provincial

el mundo contento arde quieto a su alrededor

canta en el interior de esa mujer el mundo como una boca de fuego

 

un hombre lejano la contempla con ojos de desesperado amor

ese hombre es otros hombres es el mismo amor cantando para sobrevivir

el mundo contento arde veloz a su alrededor

canta en el interior de ese hombre el mundo como una boca de fuego

 

cuando la palabra amor no tenga necesidad de ser pronunciada

amor en todos los cuerpos desesperados ardiendo tranquilos

el mundo contento como una boca de fuego

una mujer y un hombre lentamente a su alrededor

(1960)

 

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas