DestacadasNotas de Opinión

Pandemia, marchas, tango y otras yerbas

“Los atareados años desafía”

Mientras aún nos debatimos entre la vida y la muerte, planteada por una pandemia que azota a nuestra sociedad sin discriminar pobres, ricos, indigentes u opulentos, una parte minúscula (aunque bien publicitada) ya que parecieran cientos de miles, salen a desafiar al coronavirus 19 con consignas absurdas y destempladas.

Así es como podemos ver gentes en corralitos de flota flota, entre los que divisamos a un actor sumamente reconocido, ex funcionarios y alcahuetes de la vieja gestión gubernamental nacional.

Otros que, en sus vehículos de alta gama, piden libertad al grito de “no queremos ser Venezuela” o  la consigna “aguante Google” en franca relación al juicio que la ex Presidenta y actual Vice de la Nación lleva contra el medio más importante de servicio de internet global.

Entre los concurrentes motorizados pudimos divisar a uno de ellos que debía $350.000 de patentes o sea una suma con lo que morfaría todo un año una familia humilde de cualquier barriada.

Pero no solo eso es lo que me llamó la atención en los variopintos reclamos de estos libertarios del siglo XXI. Uno de ellos, que su patetismo era rayano con lo delictual, desde la provincia de Córdoba daba este mensaje “la próxima será con sangre”.

Estos republicanos de baja estofa también emplazaron una horca de madera, con cuerda incluida, en medio de la plaza de la República (en medio de la 9 de Julio), que decía textualmente “libertad o muerte”.

Otros concurrentes con paradojal patetismo discurseaban sobre los orígenes del coronavirus gracias al matrimonio homosexual. Por otra parte, una señora con gorrita, barbijo, bandera Argentina en una mano y en la otra sosteniendo un cuadro del General San Martín, mezclaba la Biblia con el calefón y nos hablaba sobre Trump y la libertad mundial.

No faltaron tampoco a la cita los autodenominados “Libertarios Anarquistas de Milei” con consignas delirantes, o los que <el vero anarcosindicalista de principios de siglo XX> Severino Di Giovanni hubiera llevado a las patadas en culo a realizar un rápida recorrida por toda la ciudad de Buenos Aires.

Mientras tanto, amigos, conocidos, familiares, que no la pasan nada bien al no poder generar ingresos, venden vinos por internet, dulces caseros, hacen pizzas, empanadas, otros realizan shows virtuales a la gorra por Facebook o fabrican barbijos u otras minucias para llevar el sustento a sus casas.

Pero como no solo de pan vive el hombre (aunque es una gran mentira), vale destacar que todos los años y para el mes de agosto se lleva a cabo el Festival Mundial de Tango en esta “bendita ciudad”… Aunque desde luego contradiciendo la Ley Nº 130 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires del año 1998 que en su Artículo 11.- dice: Créase la Fiesta Popular del Tango a realizarse en forma anual y cuya culminación coincidirá con el día del tango, que se celebra el 11 de diciembre.

No podía ser de otra manera, pues desde la llegada del PRO con Maurico Macri al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y hoy con el actual Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta no se ha cumplido con esa Ley, como tantas otras, desde luego.

Esto viene de la época en que Hernán Lombardi fuera Secretario de Turismo y se dejara de lado aquella ley para implementar un Festival de Tango acorde a los intereses turísticos teniendo en cuenta la época estival en los países del norte tal corresponde a “pseudo políticos empresarios” (siempre mirando al norte y los negocios).

Es así como se constituyó en un Festival hecho para los extranjeros, como ya lo consignara en una nota anterior que he realizado para Con Fervor, dejando de lado como siempre a los propios de todas las disciplinas que desarrolla el TANGO.

Y como en agosto estamos, el Festival y Mundial de Tango tendrá su versión, pero vía streaming (pero casero) en el que cada artista deberá tener a su cargo no solo la actuación sino el sonido grabación del video, sonido y posterior edición del mismo. Ah claro, pero acotada, ya que transcurrirá durante cinco días, entre el 26 y el 30 de agosto.

Leer nota Página 12 del sábado 22/08/2020: https://www.pagina12.com.ar/286650-bajas-en-el-festival-y-el-mundial-de-tango?fbclid=IwAR2VYQYlrPwQjZBKTXka4k6yfM9AlWpTs5Y3PdMFUZkqm2Ydwb2tiqldJOg

De esta manera y una vez más, han desestimado a cientos de artistas que jamás han participado del mismo. Hubiera sido una muy buena oportunidad para brindarles espacio a tantos artífices de nuestra música ciudadana que llevan a cabo esta labor silenciosamente, con muchísimo esfuerzo en todo el país;  pero no, porque “Dios es argentino pero atiende en Buenos Aires”.

Y así es como, más allá de las protestas generalizadas por las que se organizó un TANGAZO el 12 de agosto, que consistía en poner a todo volumen un tango a modo de protesta a partir de las 18hs., todo pasó sin pena ni gloria.

El ministro de cultura Enrique Avogadro dice a Página 12: (sic) “Con nuestro festival buscamos visibilizar el trabajo de todos nuestros talentos y fortalecer nuestra identidad cultural en el mundo”.

En mi opinión, es una verdad a medias, ya que el ministerio a su cargo tenía abultadas deudas con las milongas que dicen subsidiar (el primer reclamo que se visibilizó fue el de las milongas, que están a la espera del dinero que les corresponde por el programa BA Milonga) y otras entidades que también salieron a protestar por sentirse relegadas en la organización luego de haber acercado propuestas.

Pero además de todo lo manifestado vuelvo a reafirmar que en esta situación tan especial el Festival no debió acotarse, sino todo lo contrario, se debió haber ensanchado su franja de días y brindar una oportunidad a más artistas y darles una buena paga en tiempo y en forma.

Mientras termino esta nota, veo por la tele que en las inmediaciones de la plaza Once se está echando por la fuerza pública (Policía de la Ciudad) a los manteros senegaleses que trabajan en esa barriada. Pero claro, a cambio se permite el canotaje, el remo, el tenis, el golf y el libre albedrío de los manifestantes del odio, los airados insultos a la democracia, mientras la misma fuerza policial mira hacia otro lado. Tampoco nadie hace nada contra los consumidores de dióxido de cloro de la pantalla boba que matan niños. A quién le puede importar…


Carlos Varela es cantor, productor discográfico, artístico, televisivo y radial.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas