DestacadasNotas de Opinión

El expresionismo es esencial al arte

El denominado expresionismo, como todo movimiento o tendencia artística, que ha tomado diversas formas y realizaciones según la época y el lugar geográfico y social, es de muy difícil e incierta definición. Por eso, quizá, sea mejor referirse a las obras que han nacido del mismo. El momento más famoso del expresionismo se desarrolló en la primera mitad del siglo XX y estuvo ligado a experiencias de altísimo terror para la humanidad: las guerras mundiales y sus atrocidades; que conmocionaron no sólo a los artistas. Se destaca, sobretodo, el Expresionismo Alemán. Plasmado, principalmente, en las artes plásticas y el cine. Baste nombrar, en las primeras, a la genial grabadora y dibujante Kathe Kollwitz. Por otro lado, existen grandes artistas, que no suelen incluirse dentro del expresionismo, pero, que, por su fuerte dramatismo expresivo, que llega muchas veces a lo trágico, pueden ser tenidos por pertenecientes a dicho grupo estético. Este es el caso del excelente y olvidado pintor español José Gutiérrez Solana, quien se avocó a mostrar, del modo más rotundo y descarnado, esa España negra que antes había retratado, de modo admirable, Goya.

Entonces, el expresionismo puede ser entendido como una característica profunda y esencial que se hace visible en la obra de ciertos artistas cargados de un hondo y humano dramatismo, el cual es una vivencia de una realidad social, política e histórica que le toca sufrir a las clases más marginadas de la humanidad. En nuestro país, el expresionismo, entendido en el sentido antes señalado, se puede ver en artistas plásticos como De la Cárcova (especialmente su obra Sin pan y sin trabajo de 1894), los integrantes del grupo Pintores de Boedo o Artistas del pueblo (José Arato, Abraham Vigo y Guillermo Facio Hebecquer), Adolfo Bellocq, Antonio Berni, Demetrio Urruchúa y, sobretodo, en los dramáticos paisajes de Enrique Policastro. En la literatura, la dimensión expresionista, se hace presente en muchas obras del denominado grotesco criollo. También, se encuentra en muchos de los poemas de José Portogalo, Raúl González Tuñón, Juan Gelman y Rodolfo Alonso.

Pero, quizá, el escritor argentino que más profundo ha calado en el mundo expresionista sea Roberto Arlt. En sus textos, tanto novelas, cuentos como dramas, la expresión del dramatismo de un sector mayoritario de la sociedad vapuleada por minorías infames e injustas, es mostrado en una situación de desesperación e incapacidad que suelen resolverse en los pensamientos y proyectos más extravagantes e inverosímiles. Los artífices nacionales de la Década Infame, con su aniquilamiento de los proyectos políticos que intentan producir cambios en la terrible situación social de las clases populares argentinas y que son apoyados y dirigidos por grupos económicos extranjeros que buscan sacar provecho de un pueblo desorganizado y dividido, explota en los personajes de Arlt, en sus mentes, en sus actos, en sus angustias y, también, en todo el opresivo paisaje urbano que los rodea, creando obras que expresan, sin concesiones, el dolor y la desesperación de seres humanos que no logran escapar a un destino de pobreza, humillación e injusticia social.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas