DestacadasNotas de Opinión

Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el 506 y en el 2000 también…

Entre los Maquiavelos, quien va a la cabeza es Donald Trump, que le echa la culpa a los chinos (de la pandemia, a la que llama virus-chino), mientras, no toma medidas adecuadas en su país. Aunque no le quedan a la saga Boris Johnson, Jair Bolsonaro y otras yerbas. Por otro lado, dicen que dicen, que los chinos habrían reconocido que pudo haber más muertes de las declaradas, dicen. A su vez, médicos, institutos y científicos franceses aseguran que la nicotina podría ser benéfica contra el corona virus 19, ya que realizaron estudios en sus cárceles e instituciones psiquiátricas, donde observaron que había menor cantidad de contagios en esas poblaciones.

Siguiendo por el viejo mundo, Lola Sopeña, una señora española claro, aparece en un video por las redes, diciendo de los desastres económicos que ocasiona la cuarentena y que todos deben salir a trabajar, porque el país irá a la banca rota, y que la izquierda está haciendo un fraude con el coronavirus, porque el gobierno de su país es una dictadura, ya que ella, como todos los ciudadanos, han perdido sus libertades individuales. La universidad de no sé dónde, ya que a esta altura no sé si no la recuerdo o no la quiero recordar, informa que para el año próximo, aproximadamente en septiembre de 2021, recién habrá una vacuna efectiva contra esta pandemia.

Paralelamente, Bill Gates, el filántropo (como ahora gustan llamarlo) dice que están trabajando en cinco proyectos de vacunas. En China,  están probando vacunas en seres humanos. El laboratorio Pfizer habla de los avances en otra vacuna contra el Covid 19. Pareciera ser una gran carrera armamentística, en la que Occidente y Oriente no trabajan en conjunto para ayudar a la humanidad, tal como hiciera el Doctor Jonas Salk con la vacuna contra la poliomielitis, sino con el objetivo de ver quién es el primero en generar el gran negocio.

Llega a mis manos un video del doctor Erickson, de California, EE.UU., que nos dice que, entre cincuenta y sesenta millones de personas, han adquirido la gripe común entre 2017 y 2018, con una tasa de mortalidad similar a la actual en ese país (45 mil personas) y no se le dio mayor importancia. El Destape Web informa que, aquí, en la Argentina, comenzará un confinamiento administrado, con la apertura de por lo menos 500 fábricas, ya que los sanitaristas, ahora, recomiendan “administrar el ritmo de los contagios”.

El ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollan, señaló, en la misma línea: “A este ritmo vamos a tardar 500 años en contagiarnos todos. Es hora de comenzar a subir la velocidad de transmisión, cuidando siempre que se mantenga bajo control”. A partir del 4 de mayo, es obligatorio el uso de tapaboca en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desoír esta norma te puede costar hasta $80.000.

No me quiero pescar esta caduta de la que me vienen advirtiendo que use barbijo en la calle y al ingresar a negocios, que no viaje en bondi, que no me aleje más de 500 metros de mi casa, que mantenga la distancia prudencial de un metro y medio a dos metros con otro ciudadano, que me lave las manos, que use alcohol en gel, que no ingrese a mi domicilio con los zapatos, que me quite la ropa con la que salí, que mantenga la higiene sobre las superficies, que, también, lo haga con los elementos o artículos que compro y que airee todos los ambientes. Y yo te digo que me estoy volviendo loco, parezco Charly García, “yendo de la cama al living”.

“Vivimos revolca’os en un merengue. Y en un mismo lodo. Todos manosea’os…”. Están los que dicen que, si vienen los médicos cubanos, llegaremos al comunismo, que son espías. Pero, mientras tanto, algunos municipios no cuentan con la cantidad suficiente de médicos. Un intendente del conurbano manda a la concha de su hermana a un periodista irrespetuoso. Abro Página 12 y me encuentro con la noticia que la CGT acuerda con la UIA un descuento en los salarios de los trabajadores del 25%. Cierro Página 12 con la cabeza quemada, digo: ¡No, no puede ser! ¿Será una noticia falsa? No, no lo es.

Los noticieros no dejan de pasarme las muertes en todo el mundo, hacen curvas estadísticas de cómo comenzó todo y a dónde puede llegar, se conectan vía Skype y escucho opiniones de Brasil, Londres, Ecuador, Chile, EEUU, etc. Cambio de C5N a Crónica, de ahí paso a A24 y aparece Mauro Viale y, con estridencia, se refiere a que estamos muy jodidos hasta que no aparezca la vacuna, mientras, me llena la cabeza con frases tipo “la economía se cae y se cae mal”. En Canal 26 insisten que sin economía no hay país. Paso a TN y todo, aún, es más catastrófico y, desde allí, me informan que Alberto Fernández está largando presos a lo pavote. Pero claro, me digo, TN es Clarín, entonces no les creo y vuelvo a C5N. Allí, me lo encuentro a Víctor Hugo Morales, con su voz grave y potente, que me cuenta, con energía, que TN y Clarín mienten y que son los jueces los que tienen la potestad de liberar presos, conjuntamente a su informe, también muestra un twitt del presidente Alberto Fernández que dice, textualmente: “Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados”.

A las 20 horas del jueves 28, salen aplaudidores en mi barrio, con cacerolas en mano, y me pregunto: ¿cambiaron la hora de salir a agradecer a los médicos y a todos aquellos que trabajan en salud? Y me entero que no, que es un cacerolazo organizado por la salida de los presos e intento creer que es para que no les den domiciliaria a los genocidas de la última dictadura. Un vecino me alerta que no, que el cacerolazo es para el Gobierno, que está soltando miles de presos comunes. Entonces, le digo a mi vecino, no, recién Víctor Hugo Morales lo explico con absoluta claridad y repito sus palabras. Intento decirle al del 6º A, que también había leído el twitt del presidente, donde él aclaraba “que no estaba a favor de los indultos”, pero, mi vecino me da vuelta la cara y sigue con la cacerola en mano, como si batiera huevos para hacerse un omelet antes de la cena.

Orquesta Francisco Canaro.

Llegan las 21 horas y el Gato Sylvestre, por C5N, me recuerda que los de la oposición están “agazapados” y me dice -o nos dice- “memoria activa”, con ese tono estentóreo que le pone a sus palabras, miro fijo el televisor, absorto y repito para mis adentros: “memoria activa, memoria activa”. Y, ahí mismo, activo mi memoria y me doy cuenta de que, en el balurdo, están metidos los organizadores de la “Travesía Democrática”, que son los mismos que decían que había que sesionar en forma virtual, pero, después, decidieron que tenía que ser de forma presencial, pero que, ahora, no quieren ni una ni otra, porque no quieren tratar el PROYECTO DE GRAVAMEN A LAS GRANDES RIQUEZAS y que, a su vez, están metidos los de Clarín, La Nación y todas la grandes corporaciones en el cacerolazo, entonces, agrego: y otras yerbas. Por otro lado, pongo internet canal 22 y aparece Santiago Cuneo soltando improperios contra el presidente, el jefe de gabinete, Juan Grabois, Pérsico y El Chino Navarro, entiendo cada vez menos.

Y me pregunto: ¿Para cuándo una Ley de Medios que se cumpla? Y, ahí mismo, me suena el teléfono, el de casa, sí, porque el celular se me rompió. Es un amigo el que me llama y comenzamos la charla, le tiro la misma pregunta: ¿Para cuándo una Ley de Medios que se cumpla? Y él me dice, no, pará un cacho, no tenemos tanta fuerza para sacar una Ley de Medios, nos van a meter otro amparo y van a limar a Alberto. Corto la llamada y me quedo pensando. Por otro lado, hacen su jugarreta los de “Partido Judicial”, que vieron amenazados sus súper salarios y, hoy, devuelven las gentilezas.

Me vengo loco y me hirve la cabeza, como decía el alumno Caballazca en Jacinta Pichimahuida (para los más jóvenes, Jacinta Pichimahuida era un programa de TV en el viejo canal 9, cuando sólo en la tele había 4 canales de aire). Quedo absorto ante tanta cosa rara que me da vueltas por la cabeza y me hago otra pregunta: ¿Y si, en estas circunstancias, pasaran sólo música nacional de todos los ritmos? Digo, para mis adentros. Así, todos los autores y compositores, tanto en SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores), como los intérpretes, en AADI (Asociación Argentina de Intérpretes), ¿pudieran cobrar un mango más por los derechos de difusión?

Y yo, como un salame, haciendo música por streming. Ah, claro, no les dije, yo soy músico y, al igual que la gran mayoría de los compañeros de la cultura, hacemos eso. Sí. Algunos leemos poesías, algunos tocamos nuestro instrumento, otros cantamos (como es mi caso) y lo hacemos de onda, gratis ¡eh! No ganamos un mango por ello y, tampoco, sabemos cuándo podremos comenzar a laburar, ya que está previsto, aparentemente, que esa sea una de las últimas aperturas que se realice. La del arte.

Pero, también, morfamos, pagamos alquiler, luz, gas, agua, expensas, ABL, el cable o internet. Y, casi ninguno, categorizamos para los subsidios, o porque nuestro monotributo no coincide con las categorías que están habilitadas a tal fin, o porque muchos no poseen monotributo, porque laburan en negro. Y ¡ojo! que esta no es una arenga contra las medidas del Gobierno ni nada. Yo creo que todo lo llevado a cabo ha sido planificado más que correctamente y ganando tiempo, para poder contar con las plazas suficientes en el momento más álgido de la pandemia.

El internado. Gentileza: Todo Tango.com

Pero, la realidad que vivimos los que hacemos arte o cultura es una realidad palpable. Aunque, no sólo una realidad en el rubro músicos o artistas es una realidad que afecta a muchos y muchas personas que laburan y se ganan el mango diario y que no pueden o podemos alcanzar los beneficios antes mencionados o los créditos a tasa cero. Así las cosas, estamos internados y sin un mango. Pero, eso sí, SANOS.

Y, ahora que digo internado, se me viene a la cabeza El Internado, que es el título del tango milonga que Francisco Canaro le dedicara al doctor en medicina Adolfo Rébora y a la comisión directiva de la Asociación del Internado que, desde el año 1914, realizaba, una vez al año, con motivo del 21 de septiembre, día de la primavera y coincidente con el día del estudiante, los famosos Bailes del Internado.

Dice Graciela Weisinger, en su trabajo El Tango y los Bailes del Internado:

“De todas las actividades profesionales, pocas tuvieron tan estrecha relación con el tango como la medicina. La razón se debió a la instauración de los Bailes del Internado, que fueron organizados desde 1914 por los estudiantes internos de la Facultad de Medicina. Los mismos se inspiraban en los que realizaron los estudiantes de medicina franceses en la sala Bullier en París durante más de un siglo y que sólo fueron interrumpidos en 1870 y 1914 debido al inicio de la Guerra Franco-prusiana y de la Primera Guerra Mundial, respectivamente”.

Francisco Canaro es el nombre artístico de Francisco Canarozzo, que fue un compositor de tangos, violinista y director de orquesta uruguayo, radicado en la Argentina. Fue, además, pionero del jazz, junto con René Cóspito y Eleuterio Yribarren, a mediados de los años 1920. En Uruguay, fue popularmente conocido como Pirincho Canaro. Era apodado Pirincho, porque, al nacer, la partera exclamó, al ver la forma de su pelo: «¡Parece un pirincho!», aludiendo a un pájaro encrestado común del Río de la Plata.

Sus obras más destacadas son: Sentimiento gaucho (1924), Yo no sé que me han hecho tus ojos (1933), Madreselva (1931), Adiós Pampa mía (1945), coautor, junto con Ivo Pelay y Mariano Mores, (1945), Pinta brava (1912), Sufra (1921), La última copa (1926), Soñar y nada más (1943), Mano brava (1941), La brisa (1927) -con letra de Omar Odriozola, se hizo famosa como Uruguayos campeones-, El alacrán (1920), Dos corazones (1900), El internado (1915), Destellos (1942), Se dice de mí (1943) y El Tigre Millán (1934).

Bueno, aquí les dejo el link para que escuchen esta obra instrumental del Maestro Francisco Canaro, titulada El Internado (a modo de simple homenaje a todos y todas los / las trabajadores /as de la salud, mientras me voy a seguir viendo noticieros, leyendo diarios e informes de internet hasta que pase la tormenta (uh, perdón, dije tormenta y esa era una palabra muy usada en el gobierno anterior, es que se me mezcla todo).


Carlos Varela es cantor, productor discográfico, artístico, televisivo y radial.

Comentarios de Facebook

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas