Con Fervor

«Somos seres teatrales»

Florencia Aroldi. Foto: Gustavo Reverdito.

Mi próximo libro de obras breves, que voy a sacar en un par de meses, gracias al apoyo de Proteatro, se llama Dintel 15/20 teatro por conexión. Es el tercero, luego de Celosía 15/20 teatro por cuartos y de Ochava 15/20 teatro por corte.

Dintel, porque hace referencia a un elemento que sostiene, en el caso de apertura. Es un elemento que se dispone horizontalmente. Me gusta pensar al teatro como estructura invisible, que sostiene la fachada. El conflicto es lo que subyace invisible, pero, que sostiene el artificio de lo teatral.

Por otro lado, también, en Dintel hay una horizontalidad que atraviesa las siete obras. Que es la temática de los lazos humanos que se conforman de acuerdo al diseño que impone el capitalismo. La tapa del libro es la imagen de la puerta de mi casa. Si bien, esta idea estaba previamente a la pandemia, luego, esta imagen se resinificó. El teatro, en muchos casos, fue lo que sucedía y sucede, como pudo, puertas adentro y a través de los medios tecnológicos: internet.

Respecto a la expresión por conexión: alude al modo de hacer y vincularnos con lo teatral. Estos meses, donde el aislamiento se impuso y el teatro independiente se vio interrumpido, surgieron nuevas formas. Si bien, el streaming ya existía, era una opción y no una necesidad. Muchas de las obras que están en este libro, se hicieron por zoom, otras se filmarán en una casa y otras fueron escritas en mi confinamiento. Mi desafío fue hacer poesía con la tecnología. Esto es puesto en discusión ¿Es o no es teatro? Por supuesto que no. Pero, el modo de vincularnos lo es, porque somos seres teatrales.

Dirigir por internet, con las actrices en sus casas junto a sus hijas, requirió una nueva dinámica y una concentración específica para la construcción de los personajes. No me importa ahondar en el debate. Se asemeja, para mí, a la posibilidad que nos da la tecnología de que una abuela se contacte, por video llamada, con su nieto. Seguro que no reemplaza el encuentro, pero, es amor, el mismo que en un tiempo y espacio en común, sólo que toma la forma de lo posible para encontrarse. Conexión, también, hace referencia a la posibilidad que la tecnología me dio y me da para producir junto a otres. Desde los talleres de dramaturgia, hasta los ciclos en vivo por streaming, en los que participé. 15/20 tiene que ver con la duración de las mismas: de 15 a 20 minutos.

El libro incluye las siguientes obras: Parda la mejor, Pestañeame y Aros de pluma. Que fueron seleccionadas para la programación de MicroteatroBA. Cuchara de madera la hicimos por zoom para el Festival Medeas. Jet lag la filmamos para el ciclo de noche de Timbre 4. Amalia, Home Office y Jabón de tocador están en proceso de ensayo.

El dinero (capitalismo) está presente, fuertemente, en todas las obras. La acción de los personajes está determinada, de una u otra manera, con el modo de ganárselo y cómo éste determina el modo de vincularse. Algo más que tienen en común las obras es la pregunta sobre qué se quiere poner en el centro de la escena: ¿nos une el amor?, ¿nos une el espanto?, como dijo el poeta Jorge Luis Borges, o ¿nos une el dinero?, como dice Karl Marx.

Todos los personajes están en el borde, en la orilla de sí mismos. Este estar al límite los hace tener una relación con el humor particular. Dicen que el humor es la anteúltima etapa de la desesperación. Estos personajes están desesperados. Aristóteles dice que la comedia era la imitación de la conducta de los peores hombres, mientras que la tragedia era la mímesis de hombres mejores que los reales. En estas obras, lo trágico se mete en lo doméstico, en lo cotidiano, en el revés de la rutina, pero, cobra la dimensión de las mejores y los mejores, hombres y mujeres.

Los escenarios donde suceden las obras son: una peluquería, un avión, un crucero, la cocina de la casa de un ex, el ascensor del consultorio del psicólogo, una cárcel de mujeres y el consultorio de un curandero que hace dejar de fumar. Todos los personajes tienen que tomar alguna decisión en algún momento y, eso, los hace ser y reconocerse como seres políticos, sin que ellos sean conscientes de eso.

Todos mis libros están dedicados a mi único hijo Genaro. Hace poco, él me pidió que mi próximo libro se lo dedique a su pequeño hermano Rafael. Y, a mí, me parece una idea maravillosa. Tal vez, porque es una manera de comenzar a responderme la pregunta que propone cada una de las obras que integran este libro de obras breves, Dintel 15/20 teatro por conexión.


Florencia Aroldi es dramaturga, docente, productora y gestora cultural.