Cultura y espectáculosDestacadas

Una cita con el fantasma de Stanislavski

“Me volví mezquina y vulgar; cuando actuaba lo hacía sin saber cómo… (…) …no sabía qué hacer con las manos, o cómo comportarme en escena ¡Perdí el control de mi voz… (…) …no puede imaginarme lo que se siente, cuando se sabe que se está representando un papel de manera abominable!” Dice Nina en el texto dramático que supo escribir Antón Chejov en 1896 y fue dirigido, con gran éxito, por Konstantín Stanislavski en 1898. Quizá es el miedo de Nina el que se vuelve inconsciente colectivo de los actores desde el siglo XIX a la fecha. Y es, entonces, desde esa duda erigida que parte el investigador, actor y director teatral Konstantín Stanislavski para iniciar su viaje hacia la formación de una teoría teatral que revolucionó la escena moderna.

Dentro del Ciclo Invocaciones, curado por Mercedes Halfon, se puede asistir al suceso teatral llamado Stanislavski Fantasmatic, obra de Ciro Zorzoli inspirada en el teórico ruso. El espectáculo se presenta como una conversación simbólica entre actores de la Rusia del siglo pasado y los intérpretes de la actualidad, pero, también, como una prueba constante, un arrojo al análisis escénico con la objetividad de un proceso científico. Es así cómo, el espectáculo, genera su propia evidencia y su auténtica visión, en relación al discurso del método de actuación creado por Konstantín.

De manera lúdica y expresiva, la obra se hace cargo de la metateatralidad cuestionando los postulados teóricos, contradiciéndolos y llevando a la práctica cada premisa que desprende una distinción crítica en escena. Que, a su vez, es deconstruido y vuelto a construir mediante obstrucciones rítmicas, sensoriales y colectivas producidas por un grupo de actores-atletas que, con sus cuerpos, gestan un entrenamiento de alta exigencia, que es grato de observar.

¿Cuáles son las teorías que facilitan la interpretación? ¿Qué pasa con los recuerdos si la memoria sólo puede recuperar un fragmento de ellos, al ser su condición primaria la selectividad?  ¿Es posible representar lo desconocido? ¿Es el lenguaje capaz de recrear toda emoción? Son algunas de las preguntas que transitan los intérpretes a lo largo de la puesta de Zorzoli.

Lo magnifico del acto escénico que acontece en el Centro Cultural San Martin es que asistimos a un territorio ficcional que representa la piedra fundadora de una estética, denominada naturalismo, pero que, al estar rememorando y hablándose de él en la actualidad, en un ciclo que, justamente, centra su tesis en la evocación de un artista que haya marcado un quiebre epistemológico en la visión del arte teatral, también, posee, en  su autoreferencialidad, componentes del teatro posdramático del que habla Hans–Thies Lehmann en  Le théâtre postdramatique. Es decir, Stanislavski Fantasmatic elabora un tipo de teatro que es capaz de hablar de sí mismo para responder interrogantes y gestar modelos que no sean unívocos, un teatro que presenta y representa, en diálogo constante con su época, significando y  resinificando ideas, conceptos y cuerpos en una posición comunicadora del arte.

Ficha técnico-artístico:

Dramaturgia: Ciro Zorzoli

Actúan: Paola Barrientos, Juan Ignacio Bianco, Matías Corradino, Hilario Laffitte, Marianela Pensado y Diego Velázquez

Vestuario: Julio Suárez

Escenografía: Diego Siliano

Iluminación: Eli Sirlin

Asistencia de escenografía: Juan Bautista Selva y Paula Vichareli

Asistencia de iluminación: Taller Proyectual 1 Unad

Asistencia de dirección: Victoria Beheran

Producción general: Carolina Martin Ferro

Curaduría: Mercedes Halfon

Colaboración en dramaturgia: Diego Velázquez

Colaboración En Movimiento: Diego Velázquez

Dirección: Ciro Zorzoli

Este espectáculo forma parte del evento: Ciclo Invocaciones.

Centro Cultural General San Martín, Sarmiento 1551, Capital Federal.

Sábados a las 22hs. (Hasta el 04/08/2019).

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas