Cultura y espectáculosDestacadas

Un hogar para no disciplinar el deseo

La hegemonía cultural domina los cuerpos, todas las decisiones están sutilmente direccionadas, hasta las formas de amar. 

El neoliberalismo corroe la vida y sumerge a la humanidad en un rio profundo y oscuro del que es difícil escapar, pero, del que hay que hacer el intento por salir a flote y nadar hasta la orilla, ya que, la recompensa de haber fabricado otra realidad significará un triunfo ante la culpa, el miedo y la vergüenza que se quiere infiltrar por mirar el mundo de manera diferente.

Guatari y Rolnik, en su libro Micropolítica, cartografías del deseo, dice: “El deseo no es forzosamente un asunto secreto o vergonzoso, como pretenden la psicología y la moral dominantes. El deseo atraviesa el campo social, tanto en prácticas inmediatas como en proyectos más ambiciosos (…) propondría denominar deseo a todas las formas de voluntad de vivir, de crear, de amar.”

Cristian Drut, de forma exquisita e inteligente, toma el texto Tu amor será refugio, de Juan Ignacio Fernández, y cuestiona las concepciones utópicas de los vínculos familiares, en primer plano, y de todos los vínculos, en general. En su puesta, se encarga de derribar, escena por escena, las referencias establecidas de cómo deberían ser las actitudes y las emociones ante la muerte, ante el amor y ante el deseo.

La obra transcurre en un campo alejado de la ciudad, en la casa de Ame, madre de la familia, que se encuentra enferma. En este territorio, todo parece pertenecer a un tiempo otro, singular, donde la falta de modernización es potenciadora y  el silencio es una herramienta útil para la escucha, para conectarse, honestamente, con los otros-cuerpos, en oposición a lo que Guattari llama subjetividad capitalista, producida por  los medios masivos de comunicación y las corporaciones generadoras de contenidos culturales.

Es interesante cómo el texto se articula, armónicamente, junto con el posterior trabajo colectivo de: dirección e interpretaciones de actores que abordan la temática de la muerte de manera filosófica. En consecuencia, se observa cómo, de manera subyacente, los personajes poseen conciencia de finitud existencial, lo que habilita a preguntarse sobre el sentido de sus vidas y con qué profundidad vivirla.

Así, los personajes aparecen en su composición, de modo tan diverso como complejo. Cada uno encarna una problemática particular en relación al deseo que se va delineando al transcurrir el espectáculo; los hijos biológicos de Ame (madre): Paula y Demer, Vivi compañera de vida de esta mujer e hija adoptiva, el remisero que la trasporta a la ciudad y le hace los mandados y un adolescente, enamorado de su profesor (Demer) trae la cuestión ética a la obra, reflexionando acerca de las relaciones de poder entre sujetos.

Lo más sensible y admirable de la pieza es su compromiso con la actualidad, una ficción que dialoga con su clima de época, susurrándole al público que la pregunta sobre el deseo jamás se hace en solitario, debido a que es un pregunta colectiva que atraviesa a los hombres y mujeres. Una pregunta que, además, es política, porque, si se enfrenta la posibilidad de gestar vínculos no castradores se puede construir un hogar que albergue un proceso de singularización del deseo, dentro de los grupos familiares, sociales y simbólicos sin represión ni en clandestinidad.

Tu amor será  refugio es un drama, sí, pero, con una mirada sensible y  esperanzadora, dado a que clama a gritos la posibilidad real de enfrentar los mecanismos que quieren crear leyes que controlen y disciplinen cuerpos,  ideas, comportamientos y sentimientos. Recordando la posibilidad fáctica de luchar desde el amor sin caer en la violencia o el odio generalizado.

Tu amor será refugio

Ficha técnico artística:

Autoría: Juan Ignacio Fernández.

Actúan: Matilde Campilongo, Yanina Gruden, Ignacio Henriquez, Aldana Illán, Luciano Ricio y Alejo Sulleiro.

Vestuario y escenografía: Cecilia Zuvialde.

Diseño de luces: Facundo Estol.

Diseño de sonido: Rodrigo Gómez.

Música original: Rodrigo Gómez.

Diseño de imagen: Denisse Van Der Ploeg.

Dirección: Cristian Drut.

Duración: 60 minutos.

Viernes a las 23hs. en Cultural Morán, Pedro Morán 2147, Buenos Aires.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas