DestacadasNotas de Opinión

Operetas: Mau y Mariu buscan amigos

La muy abierta perspectiva de derrota electoral del macrismo mantiene activas, en el oficialismo y aliados, varias operaciones simultáneas. Los columnistas de Clarín y La Nación se pliegan a los bandos en pugna: unos, quieren apuntalar el proyecto reelecionista de Macri, otros, quieren que la discusión siga abierta y depositan esperanzas en ayudas de Pichetto, Urtubey, Schiaretti y Massa, en clave “anti-K”.
   La complejidad del período, para el dispositivo gobernante, aumentó con la fórmula Fernández-Fernández por Unidad Ciudadana. Esto lleva a tal desorden de los discursos oficialistas que, Clarín, termina encontrando virtudes en el odiado y denostado Guillermo Moreno, porque el “mérito” es criticar a Alberto Fernández.
   Además, para ayudar a la gobernadora Vidal, algunos columnistas abren la posibilidad de que Massa llegue a un acuerdo electoral con ella, gran protegida de los medios dominantes: no hubo uno solo que deslizara críticas a Vidal y a su ministro de Seguridad por la masacre de San Miguel del Monte.
   “Emergencia electoral” es la fórmula que Van der Kooy, en Clarín, encuentra el domingo 26, para referirse a la situación de Macri. Insiste en la duda sobre la candidatura a la reelección, repite la siembra de incertidumbre sobre si Cristina Fernández de Kirchner se mantendrá o no en la fórmula que anunció y, después, se lanza a la idea (¿deseo?) de fondo de su nota: un acuerdo entre Vidal y Massa. Ellos tuvieron un gran pacto, recuerda, en la provincia, y pregunta por qué no usarlo ahora, incluso si la gobernadora sube a la fórmula presidencial.
   Van der Kooy dice, como ya hicieron otros columnistas, que el oficialismo puso en marcha su laboratorio para reunir encuestas y resultados de focus group. Los resultados que de allí salgan serán el elemento que Macri tendrá en cuenta para la decisión final durante junio. El presidente, dice, “prescinde de anteojeras” y ve las dificultades, “a diferencia de Marcos Peña” ¿Cuál será el motivo de este enojo de Magnetto con el jefe de gabinete?
   En varios de estos espacios, se acepta que Vidal tiene, incluso, en riesgo la provincia. Tanto que, algunos de sus colaboradores, imaginan que vaya “colgada” de dos fórmulas presidenciales: la de Macri y la de Massa. Maniobra “difícil”, en lo político y judicial, escribe, en Clarín, Pablo Ibáñez.
   Pero, pelea con estos diseños, que hacen ver la tremenda debilidad electoral del presidente, el macrista número uno: Joaquín Morales Solá. En La Nación, encuentra “intereses oscuros” en la insistencia con el “Plan V”. E, inclusive, sostiene que lo de la gobernadora como candidata a vice es una “habladuría sin sentido”. En su siempre apasionada defensa del Señorito Mauricio, Morales Solá afirma que la candidatura de Alberto Fernández es buena para el presidente.
   Sí concede que la fórmula F-F detonó al peronismo antikirchnerista. Siempre enemistado con Massa, Morales Solá lo acusa de buscar que Schiaretti suspenda las PASO en Alternativa Federal para, así, consumar lo que, en la lógica del ultramacrismo, será el crimen final: aceptar una unidad que incluya al kirchnerismo. Aunque no lo parezca, habla del mismo Massa que, en las líneas de Clarín, es descripto, aunque sin mencionar una sola fuente, como potencial aliado de Vidal. En tanto, el peronista blanco y rubio por excelencia, Pichetto, fue lanzado en Infobae como potencial candidato a vicepresidente de Macri. El senador “opositor” habla “en secreto” con el presidente.
   El discurso oficialista está, en resumen, desorganizado. La comparecencia de Fernández de Kirchner en los tribunales, tan preanunciada en el calendario electoral del macrismo, tuvo el impacto de un suspiro. Tanto que, tres días después, ningún escriba se ocupa de recuperar aquella foto “en el banquillo de los acusados”, tan pero tan esperada y programada.
   Asi como Cambiemos necesita atenuar la dispersión que crea Macri como espanta-votos, los columnistas precisan recuperar cierto orden. Porque, sobre todo, los segundones de Clarín y La Nación son forzados al grotesco: el domingo, Nicolás Wiñazki descubre al odiado Guillermo Moreno como el único peronista “no hipócrita”. Esto para criticar la fórmula F-F. El jueves, Savoia centró un ataque a Alberto Fernández en un presunto no pago de expensas en un barrio privado y llega a esta hazaña del “periodismo independiente”: dice que, en ese lugar, Alberto F. excedía el límite de velocidad.
   Pero, no fue nada grotesco, sino atroz, el encubrimiento a la gobernadora Vidal y su ministro Ritondo ante la acción policial de San Miguel del Monte: las noticias e informes sobre esos hechos -censurados, además, en la mayoría de las tapas de Clarín y La Nación, así como, casi siempre, minimizados en Infobae- no recuerdan quién gobierna esa provincia y, mucho menos, recuerdan sus reiterados cacareos sobre los supuestos cambios hechos en la Bonaerense. Parte de la ficción bautizada “la lucha contra las mafias”, que se llevó tantos titulares y elogios editoriales.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas