Cultura y espectáculosDestacadas

Morena Albert y Héctor Gurvit: “La poesía es inacabable”

Entrevistamos a Morena Albert y Héctor Gurvit, los artífices del proyecto Conurbano Sur – Dos orillas, sobre qué es y cómo surgió el mismo.

El viernes 29 de noviembre a las 22hs. se presenta el proyecto Conurbano Sur – Dos orillas en el Salón de los Encuentros del Teatro Roma de Avellaneda, en Sarmiento 109. El reperttorio del mismo cuenta con letras de Héctor Gurvit y la interpretación de Morena Albert. En  un mapa de tangos, milongas y candombes se describe a héroes anónimos, mujeres que se aman, en medio de ferias y  paisajes portuarios. Se traza un lazo invisible, pero claro, entre la capital y el gran Buenos Aires, con puentes que nos acerquen y completen.

Fervor: ¿Cómo nace el proyecto Conurbano sur y cuál es su balance, con la edición del disco, desde 2018 hasta hoy?

Héctor: El proyecto nace en un café de la calle Troilo, en la Capital, en donde concebimos la idea de desarrollar un CD a partir de una serie de letras de tangos, valses, candombes y milongas, encuadernados en una carpeta azul, una agradable tarde de primavera. Las letras eran mías y la voz de Morena. En ese momento, teníamos una única melodía, la del tema que abre el CD: La Gardela.

Morena: Desde la aparición del CD, el balance ha sido positivo: nos presentamos en la Universidad Nacional de Avellaneda, en el Centro Cultural de la Cooperación (a sala llena), en el ECUNHI – en el marco del noveno Festival del Tango- y, ahora, nos presentamos en el Salón de los Encuentros del Teatro Roma de Avellaneda, lugar emblemático de la cultura del Conurbano Sur. También, hemos tenido buenas críticas, valorando la apuesta al nuevo tango y con buena recepción del público.

F: ¿Qué le aportó cada uno de ustedes y, a la vez, qué transformaciones o aprendizajes emergieron en cada uno con esta propuesta.

M: La participación de Héctor se centró en la elaboración de las letras, aprendiendo que una letra no se termina nunca, que del trabajo con la intérprete, en este caso, pueden surgir otras miradas, otras cadencias. Una letra no se termina, ni siquiera, una vez grabada y encorsetada en el mejor de los envases posibles. La poesía es inacabable. Los temas encarados son, siempre, los mismos, pero, los puntos de vista pueden ser muchos.

H: La participación de Morena fue valiosa para rever las letras a partir de la necesidad de ser interpretados, para llegar a la gente, que la palabra siembre en el público a partir de ser comprendida y aprehendida. Además, aportó su experiencia en la producción de sus discos, desde el punto de vista de la selección de los temas, de su coherencia, de la estética de los arreglos, del arte de tapa, de cómo llegar a la gente para que prenda el mensaje. Ambos aprendimos que es enriquecedor el trabajo en equipo, para los participantes y para el producto obtenido.

F: Héctor, en tus poesías, describís a Gardelita, a dos mujeres que eligen amarse y a las madres de Plaza de Mayo, ¿qué te ha llevado a hablar de ellas?

H: La Gardela es esa muchacha que ha sido desplazada del sistema. Que vive debajo de un puente y que canta, no sé si bien o mal, pero canta. Y bebe, porque es una forma de escapar de una realidad que la desborda. Y quiere ser feliz con su canto y pide muy poco: un día sin frío y un catre en el cielo. Y, finalmente, muere. En estos tiempos del matrimonio igualitario, en estos tiempos donde empezamos a sacarnos la careta de la hipocresía vale la pena provocar. Algunas letras son provocaciones que algunos entenderán, sino, hoy, alguna vez. «La poesía es un arma cargada de futuro», dice Gabriel Celaya. Respecto de las Madres de Plaza de Mayo, no hay mucho para decir en cuanto ya se dijo mucho. El tema Dignidad de la baldosa no es un tema para las Madres, que ya se sabe, son verdaderas heroínas. Se trata de recordar, de Memoria, Verdad y Justicia. Cada baldosa es memoria, es verdad y quiere justicia. Por detrás de cada una hay un ser que fue secuestrado, torturado, muerto y desaparecido. Si de sólo decirlo no causa terror, entonces, estamos perdidos.

F: En el disco, le agradecés a tus maestros de letrística, ¿cuánto te aportó la formación específica en ese mundo similar, pero, con reglas diferentes al de la poesía?

H: Mis maestros fueron muchos. El primero de todos fue Roberto Díaz. Su virtud fue la solidaridad para brindar toda su sabiduría sin ningún tipo de reticencias. Luego, Alejandro Martino y Matías Mauricio, que fueron mis maestros en el Seminario de Letristas Homero Expósito de la Academia Nacional del Tango. Es cierto, el tango está encerrado en una caja, en una estructura. Y era un desafío, porque, en esa caja, además de llenarla había que ponerle poesía, metáforas e imágenes. Y ellos me enseñaron cómo era eso ¿Existen los autodidactas?

F: Morena, al abordar un repertorio inédito, ¿cuáles son tus recursos, al momento de interpretar, sin otra referencia que la del autor?

M: Siempre busco la referencia adentro mío para interpretar, buceo en mi alma y en la historia de los seres, lugares y circunstancias de donde proviene ese tema. Además, la música me sirve de sostén para volar en las imágenes de la poesía. Paso a ser personaje vívido de esa realidad que me transmite. Me llegan sus emociones, vivencias, dolores y alegrías. Y, ahí,  desde la conmoción y la vulnerabilidad surge la interpretación, en un acto de entrega, de dejarlo ser.

F: Mencionás a Eladia Blázquez entre tus influencias. Ella fue muy versátil ¿Qué implicancias tiene su legado al momento de cantar y cómo te vinculás con aquello de interpretar diversos géneros? Porque, no sólo hacés tango.
M: Eladia fue un ser que se entregó a la creación sin especulaciones, una mina que se le animó al tango desde un lugar de compromiso. Sí, compromiso con lo que se transmite, con el lugar de donde una viene, esa que una es con todas sus circunstancias. Amo cantar lo que me vibra, lo que quiero transmitir con autenticidad a la gente y, eso, no tiene género, puede ser tango, folklore, bolero, trova, blues o chanson. Cuando una interpreta desde el corazón, desde un lugar veraz no hay géneros mejores. Pero, algo dice de mí que mis tres discos son de tangos, milongas, valses y candombes: «Se dice de mí».

F: ¿Cuáles son sus expectativas para el concierto del viernes, qué pueden adelantarnos?
M: Esperamos brindar un buen espectáculo a sala llena. Que lo disfrutemos, tanto los espectadores como nosotros.

H: Que cuando todo acabe y se apaguen las luces del escenario nos alienten a seguir adelante, que los comentarios, sin falsas adulaciones, nos transmitan la felicidad de haber compartido un buen momento.

M: Soñamos seguir presentando, en otras salas del Conurbano Sur, este material, para que florezca en sus barrios y en su gente.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas