DestacadasPolítica Cultural

Mercancías y consumidores: la visión del Gobierno

Patricio Contreras nos contó algunos detalles de su nueva obra Copenhague. Se expresó sobre el INCAA y las políticas del Gobierno actual. Y mostró su visión sobre el rol de los artistas en la sociedad.

Fervor: ¿Qué fue lo que te sedujo de la obra Copenhague?

Patricio Contreras: Lo que ignoro sobre el tema, que es muy basto y complejo. Yo pude verla cuando se estrenó en el Teatro San Martín, y la recuerdo como una obra que me dejó muy impresionado. Si bien entendí poco, tenía algo de la trama que me atrajo muchísimo. Desde ya, lo que se juega en el guión es el dilema ético con respecto a la ciencia y la física cuántica. Y me pareció muy interesante abordarla desde el rol de actor y tratar de entenderlo mejor. Aparte, me parece que, como tema, la ciencia, no sólo entendida como una simple divulgación, sino que tomándola como una parte seria de la temática, me parece que es enriquecer la temática teatral.

F: Si bien, se conoce bastante de los físicos a lo largo de la historia ¿Qué impronta buscás ponerle a tu personaje, Niels Bohr?

C: Si bien, se trata de personajes reales, uno lo lleva a cabo imaginando y no tratando de indagar en algo documental. Lo que sí nos da el autor y, seguramente, es real, es que al personaje lo retrata como alguien con una ironía muy filosa, con un sarcasmo muy fino. Es un maestro en el cual uno intuye una gran soberbia, inteligencia y un gran egocentrismo. Como, a la vez, también, una gran calidez. Él aparece en la obra con su esposa Margarita (Alejandra Darín), que, al parecer, tuvo un peso importante como colaboradora. Era quien le ayudaba a redactar y taquigrafiar sus ensayos. Y el hecho de que estén juntos lo hace más profundo al personaje, tiene una gran ternura, un gran respeto, una relación de mucha complicidad con ella.

F: ¿Qué te parece la adaptación de Mariano Dossena?

C: Es la primera vez que trabajo con Mariano, lo estoy conociendo, lo veo como muy laborioso y creo que ha comprendido y tomado el mundo de las relaciones de estos tres personajes, Bohr, Margarita y Heisenberg, de cómo pesan en ellos las historias personales. Son casi una familia. Heisenberg es casi un hijo adoptivo de ellos. Bohr lo conoció muy joven, de una forma muy pintoresca y violenta. Pese a eso, se volvió su ayudante y, posteriormente, se fue a vivir a la casa de Borh, ya siendo parte de la familia. Mariano toma muy bien la intensidad de la relación entre los tres personajes, donde Margarita, también, tiene un rol fundamental. Y eso es lo que se verá en la puesta en escena.

F: Las salas del Centro Cultural de la Cooperación, generalmente, tienen entradas muy accesibles y un público fiel que se ganó a lo largo de los años y suele asistir a las obras que presenta ¿Qué esperás para este estreno?

C: Bueno, el CCC se distingue y, creó, una corriente de público casi independiente de las distintas disciplinas que presente. Tiene una línea que interesa mucho desde el punto de vista cultural, no sólo, desde el entretenimiento y creemos que ese público va a responder muy bien a esta obra. Los que la conocen saben de su tensión y su impronta, y los que escucharon hablar de ella, tendrán la oportunidad de vivir una obra que refleja uno de los momentos que marcaron la historia.

Patricio Contreras

F: ¿Cómo ves el panorama general en los otros teatros argentinos y de la Ciudad de Buenos Aires?

C: Respecto a las otras salas, si bien, no asisto a otros teatros, ya que estoy, por suerte, con trabajo, pero, según veo en la televisión y me cuentan amigos actores, hubo una merma muy grande del público. Carlos Rottemberg es un analista con mucha objetividad que, las últimas veces que lo escuché hablar, justamente, hacía hincapié en esto. Hoy en día, el entretenimiento y la cultura se volvieron un gasto oneroso, como asistir a un teatro. Fundamentalmente, lo que llaman el teatro comercial está muy golpeado, porque, las inversiones que se hacen son grandes en cuanto a producción, escenografía, coreógrafos y elenco. Y el teatro independiente, también está sufriendo la falta de actualización de los presupuestos que da el Gobierno de la Ciudad. Entiendo que no hubo aumento de ellos, como, así tampoco, de los subsidios del Instituto Nacional de Teatro. Y esas cosas no ayudan para la actividad teatral, de lo cual los nos sentimos orgullosos.

F: Durante el Gobierno anterior, hubo una fuerte inversión en el INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales), a tal punto que, a fines del 2015, se estrenaron más películas argentinas que extranjeras. Sin embargo, al asumir el Gobierno Mauricio Macri, redujo notoriamente la inversión en cultura, degradó el Ministerio de Cultura a Secretaría, lo que derivó en una fuerte crisis para las productoras independientes y privadas ¿Cómo ves la actualidad del cine argentino?

C: Efectivamente, el apoyo al cine nacional se restó. Se lo toma como una mercancía más, igual que a la cultura y los libros. Fueron poco generosas con respecto al fomento, todo se encareció, todo se ve como un artículo de consumo más en el libre mercado. Está visto, despiadadamente, como un negocio. Los que hacemos cine sabemos que es una carta de presentación de las costumbres y la sociedad. Pero, la cultura y la educación no le quitan el sueño a este Gobierno.

Es un modelo que está premeditado para someter y vencer los derechos que trabajadores, durante décadas, consiguieron.  Nos quieren transformar en clientes de la Argentina, quieren borrar los símbolos patrios, la defensa de la soberanía, la defensa de la identidad, el quehacer de los argentinos y la destrucción de la ciencia, por parte de este Gobierno. Los científicos, de vuelta, se están yendo del país. Es una mirada muy corta, muy egoísta y avara.

Entonces, a quienes llevan este modelo no les quita el sueño, de ningún modo, la dignidad de cómo viven los argentinos, cómo se educan, qué justicia tienen. Simplemente, se montan en un Gobierno para hacer negocios con familiares y amigos.

F: Antes de contraer la deuda con el FMI (Fondo Monetario Internacional), se viralizó un video con artistas que se expresaron en contra del pedido del préstamo. Vos fuiste uno de los partícipes ¿Cuál es el rol de los artistas en esta actualidad?

C: Me parece que es un deber ético y una obligación moral de quienes tenemos y disfrutamos de un reconocimiento popular, de tener la oportunidad de expresarnos en medios y que se escuche nuestra voz. Creo que es un deber ético el mostrar nuestra forma de ver la sociedad. En mi mirada, hay que pronunciarse. Entiendo y respeto a quienes no lo hacen. Su silencio, igualmente, siempre es elocuente. Sin embargo, no los condeno.

A mí me parece importante que los artistas, que participamos de la cultura, nos expresemos, porque somos intérpretes, y no sólo de personajes, sino, también, creo que el público siente que los representamos a ellos con nuestra voz.

Me parece tremendo, por ejemplo, que, últimamente, en las entregas de premios se quite la posibilidad de agradecer, por parte de los premiados, por miedo a que se pronuncien políticamente, como pasó ya en algunas entregas, donde se protestó sobre el INCAA, el cine argentino o se criticó la política económica y social del país en sí mismo. Esto ya tiene un tinte completamente autoritario.

F: ¿Es parte de un entramado de censura esto?

C: Así es. El blindaje que hacen de los actos de Gobierno, negar la realidad económica, la desesperación del pueblo, todo ese ocultamiento es censura, es ponernos una cortina. Pero, lo que ignoran es que si hay un millón de personas que salieron a protestar en la calle, ese millón son muchos más de los que compran el diario y esto se replica y se rompe el blindaje. Porque, ellos son protagonistas de la sociedad.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas