Educación

La educación pública es un derecho, no un gasto.

Las Universidades Nacionales siguen luchando contra el ajuste presupuestario y por salarios dignos

El presidente Mauricio Macri dijo que había muchas Universidades públicas en la Argentina y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, manifestó que los pobres no llegan a la Universidad. Esto muestra, con claridad, cuál es el pensamiento del PRO sobre la educación y, en especial, sobre la educación pública, dando a conocer el modelo educativo que quieren para nuestro país. Conjuntamente a lo expresado verbalmente, muchas de sus políticas educativas intentan desmantelar el sistema educativo público. Salarios indignos para los trabajadores de la educación, ajustes en los presupuestos -que ni siquiera se concretan en la realidad-, instituciones educativas que no están en condiciones para dar clases, etc. Esto último llegó al límite de lo soportable en julio de 2018, cuando, en la escuela 49 de Moreno, explotó una garrafa provocando la muerte de la vicedirectora Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, mostrando la desidia y el abandono que está llevando a cabo el Estado en la educación pública. Subrayamos que la escuela había realizado seis reclamos por escapes de gas al área de Infraestructura Escolar de la gobernación bonaerense, según manifestaron los padres y los docentes.

En este contexto desastroso para la educación pública, creado por el Gobierno de la Alianza Cambiemos desde que comenzó su mandato, nos encontramos con que, en el mes de agosto de 2018, 57 Universidades Nacionales no empezaron las clases del segundo cuatrimestre en oposición al recorte presupuestario y en reclamo de salarios dignos. El Ministerio de Educación había ofrecido un aumento del 15% frente a una inflación que supera el 24% en el décimo mes del año. Es decir, lo que ofreció el gobierno de la Alianza Cambiemos es menos de la mitad de la inflación anual que sufrimos los argentinos en el tercer año de su gestión. Asimismo, los profesores llevaron a cabo clases públicas, como la desarrollada en Plaza de Mayo el 25 de agosto  de 2018, con la participación de más de 70 cátedras de la UBA, y realizaron una nueva Marcha Federal Docente, en la segunda mitad del 2018, para visibilizar su justo reclamo frente a un Estado que no los escucha.

Ilustración de Alejandra Conti.
Ilustración de Alejandra Conti.

Profundizando en su avance contra la educación pública, el Gobierno de Mauricio Macri dispuso sacarle parte del campus a la Universidad de San Martín (UNSAM) para cedérsela a un privado, el Nuevo Central Argentino S.A. La comunidad académica se pronunció unánimemente contra esta medida, que ataca sus derechos. El mensaje del oficialismo es claro, achicar lo público para engrandecer lo privado, siguiendo el libreto del modelo neoliberal, que ya se desplegó en nuestro país durante la dictadura cívico, militar y eclesiástica, el menemismo y la anterior Alianza. Los nefastos resultados de dicho modelo ya los padecimos todos y todas.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar
Ir a la barra de herramientas