Con Fervor

Diez películas para ver en febrero

AL FILO DE LA DEMOCRACIA, de Petra Costa (Brasil, 2019).

Documental nominado al Oscar, cuyo eje se centra en la historia política de Brasil de los últimos 30 años. Mediante imágenes de archivo, narra el triunfo político de la izquierda y sus posteriores consecuencias: Dilma Rousseff destituida, Lula Da Silva en prisión; la traición de Michel Temer; y Jair Bolsonaro, devoto de la dictadura, elegido presidente. Se puede ver en Netflix.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/xLe24M_PB5E» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

HISTORIA DE UN MATRIMONIO, de Noah Baumbach (Marriage Storie, EEUU, 2019).

El último opus de Noah Baumbach, con Adam Driver y Scarlett Johansson, narra el kafkiano proceso de divorcio de un director de teatro y una actriz, con un hijo de por medio y que, adrede, se ubica en una dicotomía entre Nueva York y Los Ángeles. Una pareja talentosa y atractiva que, a pesar de su juventud, parece sobrepasada por la rutina y las diferencias. Lo que muestra, con la fastidiosa minuciosidad de un policial procedural, el doloroso derrotero de la industria legal de la separación. Se puede ver en Netflix

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/pFg0Rk3L9SY» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

LA MUERTE NO EXISTE Y EL AMOR TAMPOCO, de Fernando Salem (Argentina, 2019).

Luego de Cómo funcionan casi todas las cosas (2015), Fernando Salem regresa con la transposición cinematográfica de Agosto, la célebre novela de Romina Paula, que aborda el tema del duelo y el arraigo a lo que ya no se tiene. Emilia (Antonella Saldicco), una psiquiatra recién recibida, es visitada en Buenos Aires, ciudad en la que habita desde que se vino del sur, por el padre de su mejor amiga, Andrea, muerta hace tiempo, y la invita a participar de la ceremonia en la que se expandirán sus cenizas. Emilia regresa al sur y, con ella, un pasado que no puede dejar ir. Tal vez, esta sea la oportunidad que tenga para comenzar de nuevo y dejar de mirar atrás. Se puede ver en Malba

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/v_nVhgxt940″ frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

LAS BUENAS INTENCIONES, de Ana García Blaya (Argentina, 2019).

Ensayo autobiográfico, suerte de homenaje sobre la relación entre la directora y su padre, el músico Javier García Blaya, fallecido en 2015, integrante del grupo Sorry. Junto al también fallecido Pablo Fischerman, Paola Pelzmajer y Sebastián Orgambide, pero, también, retrato de época sobre quiénes resistieron al vaciamiento cultural de los años 90. Estos resultan ser los pilares fundamentales sobre los que se erige Las buenas intenciones. Quizás, uno de los debuts más prometedores y estimulantes del último año. Se puede ver en el Malba.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/iDNSZUS-oXk» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

FIN DE SIGLO, de Lucio Castro (Argentina, 2019).

Como si se tratara de la trilogía de Richard Linklater (Antes del amanecer, Antes del atardecer, Antes de la medianoche), pero, en una sola película, Castro juega, de manera sorprendente, con el tiempo y el espacio para adentrarnos en un relato sobre la evolución y transformación del amor a través de los años. Como, así también, en la construcción de la familia homoparental. Y lo hace asumiendo una serie de riesgos que, de manera hábil, no pierde el tiempo en explicar los por qué de dicha elección. Se puede ver en la Sala Lugones y el Malba.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/7sJ6m4XSOLA» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

QUIEN A HIERRO MATA, de Paco Plaza (España, 2019).

Un halo de tragedia griega, shakesperiana y hasta lorquiana recorre una historia protagonizada por un enfermero (Mario, encarnado por Luis Tosar), cuya pareja está en avanzado estado de embarazo. Su vida, estable y tranquila, da un vuelco cuando un viejo traficante (Xan Cejudo, fallecido poco después de finalizado el rodaje de este film) es internado en el centro donde trabaja Mario. Con ese encuentro se resquebrajan viejas y no cicatrizadas heridas, abriéndose una Caja de Pandora furiosa. Puede verse en Netflix.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/zmy7irhYGrc» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

PARASITE, de Bong Joon-Ho (Gisaengchung, Corea del Sur, 2019).

Ganadora de la Palma de Oro en Cannes y de cuanto premio vino después, esta comedia familiar, cruzada por la lucha de clases, se convirtió en la gran sorpresa del año, llegando a convertirse en la película coreana más taquillera de la historia. Puede verse en varias salas de cine.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/9kLlmWPilSE» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

EL PRÍNCIPE, de Felipe Muñoz Costa del Río (Chile, Argentina, 2019).

Enmarcada a principios de los años 70, el protagonista es Jaime (Juan Carlos Maldonado), un joven que comete un crimen pasional en un lugar público y a la vista de todos. Relato claustrofóbico que explora la universalidad de la necesidad del amor a través de la violencia. En El Príncipe, Muñoz nos conduce por un submundo marginal que no busca escaparle a los clisés del género carcelario (abusos en todo sentido, maltratos, violaciones y división de clases), pero sí, impregnarlo de una sórdida belleza. Puede verse en diferentes salas de cine.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/oWVyMfAOqSY» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

MUJERCITAS, de Greta Gerwig (Little Woman, EEUU, 2019).

Reinterpretación de la historia de las hermanas Jo, Meg, Amy y Beth, a las que dan vida Saoirse Ronan, Emma Watson, Florence Pugh y Eliza Scanlen, desde el propio punto de vista de la directora y sin necesidad de cambiar las palabras. Pero sí, revelando algunos de sus significados menos obvios y actualizando su discurso feminista. Se puede ver en varios cines.

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/-AN01Vnmt3U» frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>

LARGO VIAJE HACIA LA NOCHE, de Bi Gan (Di qiu zui hou de ye wan, China, 2018).

Una experiencia cinematográfica ineludible, un ser cinematográfico perfecto en el que el espectador debe sumergirse de lleno esperando pocas respuestas y buscando su espacio en cada imagen propuesta, en cada idea lanzada desde su embriagado onirismo. Con Largo viaje hacia la noche, además de consagrarse definitivamente como el director chino más prometedor, Bi Gan consigue que el cine entre por la retina y sobrepase los límites narrativos para apelar, directamente, a los sentidos. Puede verse en Netflix

<iframe width=»560″ height=»315″ src=»https://www.youtube.com/embed/BtvQ_8m9KH0″ frameborder=»0″ allow=»accelerometer; autoplay; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture» allowfullscreen></iframe>