Cultura y espectáculosPolítica Cultural

Alejandro Vaccaro: “celebramos la Feria del Libro como un gran espacio cultural”

El presidente de la Sociedad Argentina De Escritores (SADE), nos brindó una entrevista para hablar acerca del desarrollo de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, que durará hasta el 13 de mayo, la actualidad de la industria literaria y las políticas públicas y culturales del actual gobierno.

Fervor: ¿Afectó a la SADE la degradación del Ministerio de Cultura a Secretaría?

Alejandro Vaccaro: Creo que afecta a la cultura en general. Está puesto de manifiesto que, para este gobierno, la cultura no es un tema importante. Durante el gobierno anterior, cuando se nombró a Teresa Parodi como ministra de cultura, se elevó el rango, justamente, a la inversa de lo actual. Esto nos pareció que estaba muy bien, que era una oportunidad de darle visibilidad a los problemas de la cultura de nuestro país. Y esta degradación muestra, a las claras, que no les importa.

F: Hace más de una década que es presidente de la SADE, ¿notó algún cambio en la literatura en este tiempo?

V: Creo que son dos cosas distintas. Una es mi función como dirigente de la SADE, donde estoy a diario en contacto con escritores de todo el país, ya que tenemos setenta filiales en todo el país y somos sumamente federales. Yo, como dirigente, vivo la problemática de las escritoras y los escritores. Estoy atento a los proyectos de ley que se presentan para beneficiar a la literatura. Por otro lado, está la parte estética, de qué pasa con la literatura. Hoy vivimos una época de vacas flacas. Creo que, de este siglo, podemos rescatar a Ricardo Piglia y a Juan José Saer, pero, los escritores argentinos tenemos el problema de Borges, que marcó una época, con una identidad literaria insuperable. Y va a costar mucho superarlo.

F: ¿Qué significa Borges hoy en día?

V: Borges es una marca tremenda, es como decía Saer: «Borges, como problema». En el año 1963, cuando Gombrowicz –novelista y dramaturgo polaco – se estaba por volver en el barco hacia Polonia, gritó, desde la baranda a los escritores que lo despedían: “Maten a Borges”. Esto, visto desde un lado psicoanalítico, sería como “maten al padre”, matar a alguien que, con su personalidad y presencia, apabulla. Creo que esa es la tarea de los escritores argentinos. Escribir con todo lo que Borges nos legó, sin recaer en una copia. Él se adueñó de ciertos rasgos y giros de ciertas palabras y ciertos temas y es muy difícil abordarlos hoy con una luz tan potente.

F: Los índices de ventas de libros disminuyeron mucho desde que asumió este gobierno ¿Ve esto como una consecuencia directa de la economía?

V: De las dos cosas, de la economía y del desapego a las cosas culturales. Por un lado, todos sabemos que la economía está muy mal y la gente perdió mucho poder adquisitivo. Se entiende que las prioridades, hoy en día, están en la alimentación, la manutención de la vivienda y la vestimenta. Y en lo que respecta al ocio, a los libros, el teatro, queda en un plano más lejano. Además, para mi gusto, los libros están muy caros.

F: ¿Por qué cree que es tan elevado el valor de los libros?

V: Eso está dentro del desconcierto de niveles de precios del país. Cada sector los trabaja como quiere o les parece. Para mi gusto están caros, en una escala de aumentos, están entre lo que más aumentó, eso hace que a la gente le cueste más acceder. Hoy adquirir tres libros ya cuesta más de dos mil pesos, y no cualquier bolsillo puede hacer esa inversión.

Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2019.
Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2019.

F: Eduardo López y Roberto Baradel, líderes sindicales de gremios docentes, se quejan de la poca inversión en libros que hace este gobierno en materia escolar, en primaria y secundaria ¿Cómo lo ve?

V: Sin dudas, las políticas públicas de compra de libros desaparecieron. Hasta 2015, había planes muy importantes del Estado, donde compraban una gran cantidad de libros, cosa que es muy buena, pero, además, lo importante era que los ejemplares que compraban tenían que reunir ciertos requisitos: ser de autores argentinos e impresos en Argentina, por ende, generaban trabajo en la industria local. Eso era muy bueno, porque, permitía el acceso a la lectura por parte de los chicos, que algunos, quizás a través de esta metodología, era la única oportunidad que tenían de llevar material literario a sus casas.

F: ¿Cómo afectó esto a la industria editorial?

V: La política del gobierno anterior era muy buena para la industria, ya que tenemos alrededor cuatrocientas cincuenta PYMES editoriales, que tienen una ecuación económica muy delgada y esto los ayudaba a sostenerse. Hoy en día, están muchas en convocatoria de acreedores o próximas cerrar. En el último año, se perdieron unos cinco mil puestos de trabajo vinculados a la industria del libro y, bueno, en eso las políticas públicas repercuten. Hoy, el gobierno desapareció por completo en la industria, el Estado ya no invierte en compra de libros.

F: ¿Nota un clima especial en la Feria del Libro de Buenos Aires de este año, comparado con los otros?

V: Sabemos que va a ser un año duro, porque van a bajar las ventas, pero, lo importante es que la Feria está de pie, no tuvo casi ninguna merma en la cantidad de expositores y está tan linda como siempre. Nosotros concebimos a la Feria como un gran espacio cultural, donde hay casi mil quinientos expositores a lo largo de las tres semanas. Este fin de semana, hubo mucho público, pero, pocas ventas y esto nos afecta. Teniendo en cuenta que, a las entidades que organizamos la Feria, nos cuesta 150 millones de pesos alquilar el predio de La Rural, más los gastos de luz, y que cada stand se vende a las distintas editoriales, entonces, para que siga habiendo ferias es necesario que las ventas se sostengan. Un gran fenómeno se dio con el libro de Cristina Kirchner, Sinceramente. Aquellos stands que lo tienen en stock, tienen mucha mayor cantidad de venta que el resto, por lo que hacen una gran diferencia económica.

Ana Godel, retrato Olga Orozco.
Ana Godel, retrato Olga Orozco.

 

F: ¿Cómo es el contacto del público con los libros, en repercusión con las ventas?

V: Hay personas que, por ejemplo, sólo toman contacto con la compra de libros a través de la Feria. Algunos no concurren a librerías o no asisten a lugares donde hay libros. Pero, cuando van a la Feria, sienten la gravitación de los libros -como diría Borges- y se ven tentados a comprar. Casi que nace una necesidad de los muchos visitantes que van de hacerse de algún ejemplar.

F: ¿Qué opina del proyecto de Ley, presentado por el Diputado Daniel Filmus, acerca del Instituto Nacional del Libro Argentino (INLA)?

V: Nosotros lo apoyamos fervientemente. Así como hay un Instituto del Cine, que se sostiene a través de un canon que ingresa por una parte del precio de la entrada y de una milésima parte de las publicidades en los medios audiovisuales, y esto permite que se hagan nuevas películas, gracias a esta política. Un proyecto similar, hace muchos años, fue aprobado en la Cámara de Diputados, pero, en la Cámara de Senadores no pudo sancionarse. Y nos parece muy bien que Daniel Filmus lo vuelva a impulsar. Además, esto es un instituto del libro y la lectura, por lo que no es sólo proveer de libros, sino que, también, es ayudar a la asimilación y comprensión de texto.

F: El año pasado fue nombrado Personalidad Destacada de la cultura en la Legislatura Porteña, por el diputado Carlos Tomada ¿Qué significó este momento en su vida?

V: Honestamente, creo que me lo merecía, llevo más de cuarentaicinco años trabajando en la vida literaria y me he dedicado, con mucha fuerza, a estudiar a Borges. Poseo una colección de más de veinticinco mil piezas, publiqué muchos libros, tanto acá como en el exterior, y me invitan a exponer en muchos lugares. Ojalá que mucha gente más que tenga esa coherencia y consistencia, como yo la he tenido, tengan la oportunidad de ser reconocidos en su ámbito.

F: ¿Nota movilizadas a las organizaciones de escritores, actores y demás ámbitos de la cultura, respecto a esta actualidad que los atraviesa?

V: Sí, estamos permanentemente trabajando para tratar de superar este momento. El viernes pasado, cuando se inauguró la Feria, esperábamos algo, alguna buena noticia, un gesto del Secretario de Cultura Pablo Avelluto, pero, no hubo ni una sola noticia alentadora ni tranquilizadora, más bien lo contrario. Pero, nosotros tenemos muchas ideas, el proyecto de Filmus es algo que ayuda mucho, por ejemplo.

Facebook Comments

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar
Ir a la barra de herramientas